Repunta confianza de consumidores canadienses

Por Alberto Rabilotta, Corresponsal
Montreal, 23 Feb (Notimex).- Los consumidores canadienses están
comenzando a ver la luz al final del túnel, según un sondeo de la
firma Harris-Decima, aunque economistas y empresarios creen que por
el momento esa luz está simplemente “apagada”.

El sondeo Harris-Decima publicado este lunes muestra que la
confianza de los consumidores regresó en febrero a 67.0 puntos, el
nivel de agosto pasado, después de haber bajado a 60.0 en el último
trimestre de 2008.

El índice de confianza en Estados Unidos, según Harris-Decima,
se sitúa en 61.2 puntos.

El número de canadienses que ve con pesimismo el estado de la
economía en 2010, bajó de 64.0 a 59.0 por ciento, y el 10.0 por
ciento piensa que la economía retornará a los buenos tiempos en los
próximos 12 meses.

No hubo cambio (27.0 por ciento) en el número de canadienses que
dicen que están tan mal ahora como en 2008, y el 13.0 por ciento
afirma estar financieramente mejor ahora que hace un año.

Jeff Walker, presidente de Harris-Decima, dijo que “algunos
canadienses parecen estar viendo la luz al final del túnel
económico”.

Pero es con la cita “debido al presente clima económico fue
apagada la luz al final del túnel”, de la firma de análisis
económicos Informétrica, que los economistas Don Drummond y Arthur
Donner comienzan un artículo publicado este lunes en el diario Star
de Toronto.

Drummond, ex viceministro de Hacienda de Canadá y economista
jefe del Toronto-Dominion Bank (TDB), recuerda que si los canadienses
están sacudidos es porque hay evidencias de que “nuestra economía
está en caída libre”.

Asimismo, este lunes fue publicado el sondeo trimestral de los
150 directivos de grandes compañías canadienses efectuado para el
diario Globe and Mail, el cual “revela un creciente pesimismo sobre
la economía”.

Casi el 90 por ciento de los ejecutivos consultados anticipan
para los próximos 12 meses un declive de la economía, sea moderado o
fuerte, y la mitad piensa que pasará más de un año antes de que
retorne el crecimiento.

El 40 por ciento de los directivos de las grandes empresas
piensa que habrá despidos en 2010, y dos tercios de los consultados
dijeron que la crisis económica los ha forzado a enfocar el corto
plazo y a descuidar los planes de crecimiento a largo plazo.

La mitad de los 150 ejecutivos afirma que ahora están más
preocupados sobre la “supervivencia de su empresa”, respecto a la
preocupación de hace seis meses, y dos tercios reportan que tienen
mayores problemas de crédito ahora que hace un año.

El optimismo entre los altos ejecutivos se resume a tener
capital líquido suficiente para poder expandir los negocios cuando la
economía reviva, y mientras tanto el 80 por ciento trata de recortar
costos.

Las cifras de la economía real no desmienten la apreciación de
los ejecutivos. En diciembre de 2008 las ventas minoristas bajaron
5.4 por ciento, la peor caída desde el final de la crisis económica
en 1993.

Y esta semana será difícil porque, dicen los analistas,
comienzan a presentar sus balances del último trimestre de 2008 los
bancos, cajas de pensiones y las instituciones financieras.

Este lunes la caja de Pensiones de los Empleados Municipales de
Ontario (OMERS, por sus siglas en inglés), que garantiza la
jubilación de 390 mil trabajadores municipales, reportó una pérdida
de seis mil 400 millones de dólares (EU) en 2008, o sea el 15.3 por
ciento del capital.

OMERS es uno de los más grandes fondos de pensiones de Canadá,
junto a la Caja de Depósitos e Inversiones de Quebec, que se anticipa
presentará esta semana una pérdida total de 30 mil millones de
dólares, el 25 por ciento de su capital.

Por si fuera poco, el índice S&P/TSX de la Bolsa de Valores de
Toronto (BVT) estaba este lunes en los 7.763 puntos, la mitad del
nivel alcanzado a mediados de 2008.

Esto significa que la capitalización de la BVT se ha reducido a
la mitad respecto a mediados del año pasado, y regresó a niveles de
la década pasada, un comportamiento apenas mejor que el S&P 500 en
Estados Unidos, que ya retrocedió al nivel de hace 12 años.

Y no faltan analistas que anticipan más bajas por los resultados
negativos que presentarán las firmas financieras canadienses en los
próximos días, y la situación de las empresas que están enfrentando
caídas en la demanda externa e interna.

Lo único cierto, dijo un consultante financiero del TDB a
Notimex, es que seguimos en el túnel y a oscuras.

Signo de la preocupación por el deterioro de los fondos privados
de pensiones, el ministro de Hacienda de Canadá, Jim Flaherty,
anunció este lunes que lanzaba consultas para “escuchar las opiniones
de la población”.

Flaherty dijo que muchos canadienses están preocupados por la
viabilidad a largo plazo de sus regimenes de pensiones bajo
jurisdicción federal.

Para Drummond la luz al final del túnel está apagada porque,
además de la crisis actual, en el caso canadiense el futuro depara
déficit estructural a nivel del presupuesto federal por los grandes
cortes de impuestos que efectuó el actual gobierno conservador.

Los déficits estructurales significan que en el futuro cercano y
para restaurar la situación fiscal del gobierno canadiense habrá
aumentos de impuestos o cortes del gasto, o ambas cosas a la vez.

Para el economista del TDB no hay salida fácil de esta crisis,
porque luego de restaurar el crecimiento -quizás en 2010- lo que
marcará el paso será el déficit fiscal estructural, algo que no
figura “en la rosada imagen pintada por el ministro de Hacienda en su
presupuesto de enero”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login