Publica UAM primer libro de Química escrito por un mexicano.

México, 24 Feb (Notimex).- La Universidad Autónoma Metropolitana
(UAM) editó el libro Introducción al estudio de la Química o
Conocimientos preliminares para facilitar el estudio de la ciencia,
del doctor Leopoldo Río de la Loza (1807-1876).

El texto data de 1862 y es considerado como la primera obra
escrita por un mexicano en este rubro de la ciencia: la Química.

La doctora Patricia Aceves Pastrana, profesora-investigadora del
Departamento de Sistemas Biológicos de la Unidad Xochimilco de esta
casa de estudios, y responsable del estudio introductorio del texto
editado por la Dirección de Publicaciones y Promoción Editorial de la
UAM, señaló que la obra “es un intento por recuperar nuestro pasado
intelectual”.

La docente del Departamento de Sistemas Biológicos manifestó que
resulta de vital importancia tener conciencia de que la historia de
la Química en México tiene una larga tradición. “La historia no es
nada más la tradición política o económica del país, es también de
manera importante la historia de la ciencia, en este caso de la
Química”.

Aceves puntualizó que la publicación del libro “echa por tierra”
los argumentos que manifiestan que México es una nación carente de un
desarrollo científico. “Antes que Estados Unidos, en nuestro país
tuvimos nuestra primera cátedra de Química Moderna en 1796”, aseveró.

Al hablar de la importancia del facsimilar, cuyo original está
depositado en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de México,
destacó que radica en difundir, entre los estudiantes “que aprenden
dentro de una tradición, que no somos un país tercermundista ni
llegamos por la puerta de atrás a la historia de esta ciencia”.

La investigadora detalló que es ampliamente reconocido desde un
punto de vista pedagógico abordar los aspectos históricos de la
Química y darle un contexto social e incluso hasta político a estos
conocimientos científicos.

Apuntó que la tradición de la Química en México data de la época
Virreinal y está vinculada de manera estrecha con la minería; y es en
ese contexto en el que se inscribe el personaje de Leopoldo Río de la
Loza.

El fue un investigador prolífico, cuya producción científica fue
abundante y el corpus escrito por él consta de más de 60 artículos
que quedaron registrados en los periódicos de la época y en las
revistas de las sociedades científicas a las que perteneció.

En torno a la figura de Río de la Loza es importante destacar
que en 1827 obtuvo el título de cirujano, un año después el de
farmacéutico, y en 1833 el de médico, además de haber sido un
entusiasta difusor y promotor del conocimiento de la Química.

El libro publicado por ese personaje se inscribe en el contexto
del año 1849, cuando únicamente existían en la Ciudad de México y en
todo el país las cátedras de Química del Colegio de Minería y de la
Escuela de Medicina.

La obra está dividida en tres partes, un listado y un apéndice.
La primera abarca la definición de la Química y sus divisiones, el
análisis y la síntesis, los medios analíticos y algunas nociones
preliminares.

La segunda trata de la división de la materia (partículas,
moléculas y átomos), la estructura de los cuerpos y algunos elementos
de cristalografía y la tercera está dedicada a la descripción de los
instrumentos, utensilios y aparatos.

La especialista en Historia de la ciencia manifestó que el libro
es también un homenaje al doctor Río de la Loza, con motivo del
bicentenario de su natalicio, conmemorado en 2007.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login