Droga guerrillera a jefes del ELN para escapar con 14 rebeldes

Bogotá.- Una guerrillera del rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) dopó con hierbas de la selva a sus jefes para escapar junto a otros 14 compañeros y entregarse a la III División del Ejército, informó una fuente oficial.

El comandante de la III división del Ejército, Justo Eliseo Peña, dijo que la guerrillera que lideró la fuga, identificada como Pilar, durmió a los cuatro mandos del ELN con una planta que se conoce como “la hoja de la tunda”, que genera sueño con el solo contacto. “Les puse las hojas debajo del plástico cuando dormían y listo” relató la propia Pilar a los periodistas locales en la sede de la III División del Ejército en la suroccidental ciudad de Cali.

Peña comentó que la entrega masiva de irregulares se hizo hace una semana en una zona rural del municipio de Barbacoa, en el sureño departamento de Nariño. Los propios guerrilleros desertores, sin embargo, pidieron que no se revelara la fuga de forma inmediata para permitir que otros miembros del ELN lograran escapar.

Pilar denunció que el ELN le tiene secuestrada una hija y hace tres años fue asesinado su esposo, lo que la llevó a tomar la decisión de planear la forma de escapar. El general Peña destacó el ingenio de la guerrillera para planear la fuga, al tiempo que llamó a los insurgentes rasos a que dejen las filas de sus organizaciones armadas irregulares.

Muere fiscal que investigaba bombardeo a campamento de las FARC

Quito.- El fiscal ecuatoriano Wilmer Gonzabay, que estaba a cargo de la investigación del bombardeo colombiano a un campamento de las FARC en Ecuador, falleció víctima de un paro cardio-respiratorio, informó un medio digital.

Gonzabay murió el lunes, en Nueva Loja, capital de la provincia amazónica de Sucumbíos, aseveró la página digital del diario Hoy, que citó como fuente a la Policía ecuatoriana.

Nueva Loja es la jurisdicción en la que Gonzabay laboraba como fiscal y desde allí trabajaba en la indagación del bombardeo del ejército colombiano a un campamento clandestino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el 1 de marzo de 2008.

Ese episodio dejó como saldo 26 muertos, entre ellos el segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes, cinco mexicanos y el ecuatoriano Franklin Asallia y heridas a la mexicana Lucía Morett y las colombianas, Doris Bohórquez y Martha Pérez.

En forma adicional al caso del bombardeo, Gonzabay había levantado una investigación por presunto atentado contra la seguridad del Estado ecuatoriano, proceso en el que pidió y obtuvo de la justicia orden de prisión para las tres sobrevivientes.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login