Escándalo por espionaje a políticos pone en la lupa ayuda externa a Colombia

BOGOTA, 24 Feb 2009 (AFP) – El escándalo por el espionaje que el servicio de inteligencia colombiano DAS realizaba a políticos, periodistas y jueces llevó la atención sobre la asistencia en equipos que dan países como Estados Unidos y Gran Bretaña a Colombia, en momentos en que el ministro de Defensa busca en Washington mantener esa ayuda.

Varios equipos usados en la interceptación de las llamadas fueron entregados a Colombia por esos dos países, en el marco de políticas de apoyo a la lucha contra el narcotráfico.

El embajador estadounidense en Bogotá, William Browfield, reconoció que su país entregó parte de los equipos usados por el DAS para realizar escuchas.

“No tengo ningún problema en admitir eso, tengo orgullo de eso, porque humildemente, gracias a esa colaboración Estados Unidos y Colombia son países mejores”, señaló.

Sin embargo, advirtió que las autoridades colombianas deben determinar si se les dio un uso ilegal.

También el gobierno de Gran Bretaña ha entregado ayuda al DAS, aunque su representación diplomática mantuvo silencio sobre el tema.

La revelación sobre las escuchas ilegales hecha por la revista Semana provocó la renuncia de Jorge Alberto Lagos, subdirector de contrainteligencia, y otros dos funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), que depende directamente del presidente Alvaro Uribe, quien negó haber dado la orden de espiar.

Según la denuncia, funcionarios del DAS interceptaron llamadas y correos electrónicos de políticos de la oposición, periodistas y magistrados que investigan el nexo de congresistas oficialistas con grupos paramilitares de ultraderecha, y también de altos funcionarios del gobierno.

Entre estos estaría incluido el ministro de Defensa Juan Manuel Santos, que no ha descartado presentarse a competir por la presidencia en 2010, cuando Uribe podría ser candidato a un tercer periodo, previa una modificación a la Constitución que ya ha sido propuesta por la coalición gobernante.

Santos propuso el cierre del DAS en una conferencia de prensa en Washington –donde se reunió este martes con su par estadounidense Robert Gates– y comparó la entidad con “un enfermo en estado terminal, (al que) se le debe dar cristiana sepultura y crear una nueva”.

La propuesta fue rechazada en Bogotá por el secretario de prensa de la presidencia, César Mauricio Velásquez, quien dijo a periodistas que “la preocupación del gobierno es buscar correctivos y fortalecer esa institución para el bien de la democracia”.

Colombia y Estados Unidos mantienen discusiones sobre una mayor cooperación militar, más allá del actual plan de lucha contra el narcotráfico.

El país sudamericano es el principal receptor del continente de ayuda militar de Estados Unidos, que le ha entregado 6.000 millones de dólares para el combate al narcotráfico y las guerrillas izquierdistas.

En el servicio de inteligencia funcionaban tres oficinas habilitadas para interceptar llamadas. Una de ellas, denominada “la sala amarillo trabajaba con entidades de inteligencia internacionales, que nos ayudan con equipos”, declaró el director de la entidad, Felipe Muñoz.

El ingreso a esa sala de los investigadores de la Fiscalía fue obstaculizado, denunció el martes el fiscal general, Mario Iguarán.

El opositor partido Liberal comparó la situación con lo ocurrido en Perú durante el régimen de Alberto Fujimori y el espionaje implementado por su asesor Vladimiro Montesinos.

El director de ese partido, el ex presidente (1990-1994) y ex secretario de la OEA César Gaviria, pidió “firmeza” en la investigación para evitar que se repita el caso peruano, que fue “verdaderamente dramático y llegó a ser el más terrible aparato de corrupción que se conozca en la historia de las Américas”.

Mientras, el aspirante presidencial liberal y ex ministro de Defensa, Rafael Pardo, dijo: Lo ocurrido en el DAS deja en claro que “en Colombia hay un Montesinos”.

You must be logged in to post a comment Login