Subasta de arte YSL termina con récord y venta polémica de bronces chinos

PARÍS (AFP) – La subasta de la colección de arte del modisto francés Yves Saint Laurent y de su pareja, Pierre Bergé, terminó con un monto récord de 484,5 millones de dólares (373,5 millones de euros) el miércoles, día marcado por la polémica venta de dos bronces chinos reclamados por Pekín.

“Estoy muy feliz esta noche. Estoy seguro de que aquéllos que adquirieron todas esas obras de arte las amarán”, comentó ante la prensa Bergé, de 78 años, que durante decenios adquirió y coleccionó esas piezas junto con su pareja, Saint Laurent, fallecido el 1 de junio de 2008.

La subasta de la colección reunida a lo largo de 50 años por ambos hombres se convirtió, desde la primera de las tres jornadas de venta, el lunes, en el Gran Palais de París, en la más importante de una colección privada nunca antes efectuada.

Entre el lunes y el martes la subasta recaudó 307 millones de euros (391 millones de dólares) y se batieron nada menos que 25 récords mundiales para obras de artistas como Matisse, Mondrian, Klee o Géricault.

La expectación no disminuyó el miércoles, cuando se subastaron las dos antigüedades chinas por 31,4 millones euros (40,6 millones de dólares) que desencadenaron las protestas de Pekín

Ambas piezas, una cabeza de rata y otra de conejo de unos 40 centímetros de altura cada una, procedían del saqueo del Palacio de Verano de Pekín cometido por soldados franceses y británicos en 1860.

Aunque ambas obras del siglo XVIII fueron compradas legalmente por el modisto Yves Saint Laurent -fallecido el 1 de junio de 2008- y por su compañero sentimental, el empresario Pierre Bergé, el gobierno chino reclama su restitución.

“En la historia moderna, las potencias imperialistas occidentales saquearon muchos objetos artísticos chinos en el Palacio de Verano y (esas piezas) deben volver a China”, reiteró el martes un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, el gobierno francés señaló no haber sido objeto de “ningún paso oficial” por parte del gobierno chino.

Cada una de las piezas fue comprada por un comprador anónimo por teléfono, sin que se sepa, por el momento, si este último es la misma persona en ambos casos.

Las dos piezas se vendieron por 14 millones de euros cada una (17,8 millones de dólares) -15,7 millones con gastos (20,3 millones de dólares)-. Ambas estaban valoradas en entre ocho y 10 millones de euros (10,2 y 12,7 millones de dólares).

La puja se disputó entre tres potenciales compradores por teléfono, sin que en la sala se produjese ninguna oferta.

“Estamos comprometidos a la misma confidencialidad que los médicos”, recordó a la prensa Francois de Ricqles, vicepresidente de Christie’s Francia, la organizadora de la subasta.

Esas cabezas “fueron compradas en el mercado privado y vendidas en una venta privada. Un país que quiere recuperar unas obras siempre tiene la posibilidad de recomprarlas”, declaró al canal TV5Monde la ministra francesa de Cultura, Christine Albanel.

Esta última también confirmó que el Estado francés adquirió varias obras en la subasta por más de 13 millones de euros.

El diario oficial chino, el Global Times, había calificado anteriormente la venta como una nueva afrenta de Francia a China, en un contexto de difíciles relaciones bilaterales.

Bergé había propuesto repatriar los dos bronces si “a cambio”, China otorgaba “derechos humanos, libertad al Tíbet y recibe al Dalai Lama”, líder espiritual de los tibetanos en el exilio, una propuesta calificado de “ridícula” por el gobierno chino.

La subasta se desarrolló bajo la atenta mirada de dos abogados que se presentaron como delegados de las asociaciones chinas.

El dinero de la venta irá a la fundación Bergé-Saint Laurent y a la investigación médica para luchar contra el sida.

You must be logged in to post a comment Login