Alerta ONU por niveles del calentamiento en los polos

Ginebra.- El secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Michael Jarraud, señaló que el calentamiento de los polos es mayor al esperado, lo que afectará la circulación oceánica y atmosférica mundial, así como al nivel del mar.

Indicó que el calentamiento del planeta afectará tanto a la vida humana como a la vida animal y vegetal local del Artico en donde habitan unos cuatro millones de personas.

“Las nuevas pruebas de la investigación polar consolidarán la base científica del futuro”, dijo Jarraud al presentar este miércoles una investigación en la que intervinieron miles de científicos de todo el mundo con motivo del Año Polar Internacional (2007-2008).

La investigación multidisciplinaria realizada por OMM aporta nuevas pruebas sobre la generalización de los efectos del calentamiento global en las regiones polares.

Estos son sólo algunos de los resultados que figuran en un informe sobre la investigación polar publicado este miércoles por la OMM y el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU por sus siglas en inglés).

Este año se dio un impulso decisivo a la investigación polar en un momento en el que el medio ambiente mundial estaba cambiando más rápido que nunca en la historia de la humanidad, subrayó Catherine Bréchignac, presidenta del ICSU.

“Ahora queda claro que las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida están perdiendo masa, se está desprendiendo el hielo, lo que contribuye a la elevación del nivel del mar”, alertó.

El calentamiento en la Antártida está mucho más generalizado de lo que se pensaba antes y resulta que en Groenlandia cada vez hay menos volumen de hielo, confirmó.

Los investigadores también descubrieron que en el Artico, durante los veranos de 2007 y 2008, la extensión mínima del hielo marino durante todo el año disminuyó al nivel más bajo detectado nunca desde que empezaron a elaborar a registros satelitales hace 30 años.

Otras pruebas del calentamiento del planeta son las obtenidas por los buques de investigación, que han confirmado que el nivel de calentamiento del océano Austral está por encima de lo normal, subrayó la científica.

El enfriamiento de las corrientes de los fondos oceánicos cerca de la Antártida es coherente con el aumento del derretimiento del hielo de la Antártida y podría afectar a la circulación oceánica.

Por consiguiente, el calentamiento global afecta a la Antártida de formas que antes no se conocían, reveló.

De acuerdo a los científicos, también se han identificado grandes reservas de carbono almacenado como el metano en el permafrost, como en geología se denomina a la capa de hielo permanentemente congelado en los niveles superficiales del suelo de las regiones muy frías.

El deshielo del permafrost amenaza con desestabilizar el metano -un gas de efecto invernadero- almacenado y enviarlo a la atmósfera.

De hecho, los investigadores relataron que cuando se encontraban a lo largo de la costa de Siberia observaron emisiones sustanciales de metano procedentes de los sedimentos de los océanos.

En la esfera de la diversidad biológica, los estudios sobre el Océano Austral han descubierto que existe una variedad notablemente rica, colorida y compleja de vida.

Algunas especies parece que migran hacia los polos en respuesta al calentamiento global, señaló. Jarraud señaló que otros estudios realizados muestran interesantes tendencias evolutivas, como la de muchos pulpos que viven en el fondo del océano y proceden de especies comunes ancestrales que todavía sobreviven en el océano Austral.

El estudio ha dado una nueva perspectiva de la investigación atmosférica. Los investigadores han descubierto que las tormentas del Atlántico Norte son las principales fuentes de calor y humedad de las regiones polares.

Indicó que la comprensión de esos mecanismos mejorará las predicciones de la trayectoria y la intensidad de las tormentas.

De acuerdo al informe, el estudio sobre el agujero de ozono también se ha beneficiado de las investigaciones realizadas, ya que se han detectado nuevas conexiones entre las concentraciones de ozono por encima de la Antártida y las condiciones de viento y tormenta en el Océano Austral.

“Esta información mejorará las predicciones del clima y del agotamiento del ozono”, aseguró.

Más de 30 de los proyectos abordan cuestiones sociales y humanitarias, tales como la seguridad alimentaria, la contaminación y otros problemas de salud, y aportarán nuevos conocimientos para hacer frente a estos retos apremiantes, dijo a la prensa el científico Jerónimo López Martínez de la Universidad Autónoma de Madrid, quien participó en las investigaciones.

El director de la oficina internacional del Año Polar, David Carlson, señaló que “este año ha sido el catalizador del desarrollo y de la intensificación de redes de vigilancia comunitaria en el Norte”.

Destacó que “estas redes estimulan el flujo de información entre comunidades y entre la ciencia y las comunidades y viceversa”.

El Año Polar Internacional deja como legado una mayor capacidad de observación, vínculos más estrechos entre disciplinas y comunidades, y una nueva generación dinámica de investigadores polares.

“El trabajo iniciado, debe continuar”, señaló Michel Jarraud.

“En los próximos decenios seguirá siendo necesaria una acción coordinada internacional en relación con las regiones polares, puesto que el aumento de las amenazas que plantea el cambio climático hace que la investigación polar sea una prioridad especial”, concluyó.

Estas conclusiones de gran alcance son el resultado de la aprobación de más de 160 proyectos científicos elaborados por investigadores de más de 60 países, las cuales se pusieron en marcha en marzo de 2007 y comprende un período de dos años que abarca hasta marzo de 2009.

Lo que permitió que se puedan realizar observaciones en estaciones alternadas en ambas regiones polares.

El programa de investigación contó con un apoyo financiero de aproximadamente mil 200 millones de dólares de Estados Unidos en un periodo de dos años.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login