Defensa de Fujimori teme que los medios lo hayan condenado anticipadamente

LIMA (AFP) – César Nakazaki, abogado defensor del ex presidente peruano Alberto Fujimori, teme que las presiones de los medios para que éste sea condenado influyan en la decisión del tribunal, que debe fallar en las próximas semanas en el juicio por violación a los derechos humanos.

Nakazaki, quien representa a Fujimori -acusado de dos matanzas, en 1991 y 1992 que dejaron 25 muertos, y de dos secuestros- dijo en diálogo con la prensa extranjera en Lima que “medios peruanos influyentes ya condenaron a Fujimori”.

“Hay una presión que es la del juicio mediático” que puede influir sobre los tres jueces que deben fallar, dijo el abogado, quien sin embargo aclaró que “no podía haber un mejor tribunal” para juzgar a su cliente.

El proceso contra Fujimori, iniciado el 10 de diciembre de 2007, está a punto de llegar a su término. Nakazaki presenta actualmente los alegatos de la defensa; ya ha intervenido en 4 sesiones y estima que le quedan 4 a 6 más (a razón de dos por semana).

Sólo restará la intevención de ‘última palabra’ de Fujimori, es decir su declaración final, que sería de una o dos sesiones, según Nakazaki. Con eso se cierra el proceso y en los siguientes cinco días el tribunal dará su fallo de primera instancia, lo cual se produciría en la primera quincena de abril.

Nakazaki señaló que la intervención de Fujimori sería de una a dos sesiones, que en ella “habría una sorpresa” (se negó a dar detalles), y que el ex presidente, por su condición médica, no podrá hablar más de una hora seguida.

También dijo que la intervención de Fujimori “será dirigida a todos los peruanos y no sólo al tribunal”.

Sobre la tesis de la autoría mediata (la comisión de un delito a través de otra persona), sobre la cual la acusación quiere demostrar la responsabilidad de Fujimori, Nakakazi señaló que no es aplicable al caso y que “la Fiscalía se enamoró del zapato sin darse cuenta que el pie no cabía ahí”.

También anotó que no existe ninguna prueba de que el acusado ordenó que se implementara una política de guerra sucia durante el conflicto que enfrentó a las fuerzas de seguridad contra la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso entre 1980 y 2000, que dejó un saldo de 70.000 muertos y desaparecidos.

Fujimori, de 70 años, que gobernó Perú entre 1990 y 2000, es acusado de ser el autor intelectual de las matanzas de Barrios Altos (en Lima, en noviembre de 1991 y que dejó 15 muertos incluyendo un niño) y de la Universidad La Cantuta (julio de 1992, con nueve estudiantes y un profesor asesinados), en el marco del conflicto interno contra Sendero Luminoso.

Ambas matanzas fueron perpetradas por un escuadrón de la muerte, el Grupo Colina, integrado por oficiales del ejército.

A lo largo del proceso Fujimori ha señalado su inocencia y ha manifestado que desconocía la existencia del Grupo Colina. La defensa pide que su cliente sea considerado inocente por insuficiencia de pruebas.

Recientemente el fiscal principal del caso, José Peláez, señaló que “la Fiscalía ha solicitado la pena de 30 años privativa de libertad, y estamos confiados en que la Sala aplicará esa sanción al señor Fujimori. En caso de que esta fuese menor, la Fiscalía formularía un recurso de apelación para que la Sala Suprema que conozca el caso revise la sentencia”.

Cualquiera sea el veredicto, Fujimori ya tiene una sentencia en firme de seis años de prisión por haber allanado una residencia con la ayuda de un fiscal falso. Le esperan además otros cuatro juicios por corrupción que serán vistos en dos procesos.

You must be logged in to post a comment Login