Gobierno colombiano resta autonomía a servicio de inteligencia por escándalo

BOGOTA (AFP) – El gobierno colombiano limitó la autonomía del servicio de inteligencia (DAS) para interceptar comunicaciones y anunció que en adelante sólo podrá hacerlo bajo tutela de la Policía, en medio del escándalo desatado por escuchas ilegales a políticos, jueces y periodistas.

“A partir de hoy el DAS no ejercerá directamente la competencia para hacer interceptaciones con orden judicial” , anunció este jueves el presidente Alvaro Uribe.

En una declaración leída ante la prensa temprano en la Casa de Nariño (sede del gobierno) Uribe agregó que “en cualquier caso, cuando lo necesite, además de la orden judicial, tendrá que hacerlo con la Policía”.

Uribe, quien ha negado haber dado la orden de hacer las grabaciones ilegales de las llamadas, hizo el anuncio luego de que la Fiscalía iniciara una investigación que incluyó la requisa de las sedes del DAS en Bogotá y ordenara el cierre de las salas desde donde se realizaban las interceptaciones.

“Se ha considerado necesario suspender los trabajos en las salas de interceptación”, dijo el fiscal general Mario Iguarán.

La pesquisa se originó en las revelaciones de la revista Semana, según las cuales el DAS interceptó en los últimos meses en forma ilegal comunicaciones de periodistas, políticos, jueces de los altos tribunales e incluso funcionarios del gobierno.

La revista aseguró, citando a funcionarios del DAS que no identificó, que la información de inteligencia era vendida a grupos de la mafia, paramilitares de ultraderecha y guerrilleros.

El escándalo ya originó la renuncia de tres altos funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), incluyendo el subdirector de contrainteligencia.

Incluso el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien durante una visita a Washington reveló que él y otros ministros fueron objeto de las grabaciones, sugirió que se debe acabar con el organismo de inteligencia, propuesta fue rechazada por la presidencia en un comunicado.

El anuncio de Uribe intenta responder a los cuestionamientos políticos por las irregularidades que se han presentado en el servicio de inteligencia durante su administración.

Dos de los directores del DAS han tenido que renunciar tras denuncias que vincularon a la entidad con el espionaje a políticos del opositor Polo Democrático (izquierda) y con los crímenes de dirigentes sindicales cometidos por un grupo de ultraderecha.

“Es una buena decisión temporal, mientras se establecen las responsabilidades”, señaló a la AFP, el analista en temas de seguridad Alfredo Rangel, director de la privada fundación Seguridad y Democracia.

Sin embargo, Rangel agregó que “el DAS sigue requiriendo de una restructuración radical” pues estos escándalos demuestran que “hay un absoluto descontrol y una penetración de la corrupción”.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla, denunció que tiene pruebas sobre la interceptación de su teléfono y reclamó al gobierno “que se establezcan los nombres de los responsables”.

Varios miembros de esa Corte, que investigan a unos 60 congresistas de la coalición de gobierno por vínculos con los paramilitares de ultraderecha, también fueron blanco de las interceptaciones.

You must be logged in to post a comment Login