Obama impulsa supervisión a bancos que reciban fondos federales

El gobierno de Estados Unidos propuso una severa supervisión a los mayores bancos del país que enfrenten dificultades económicas y que reciban fondos federales, como parte de la reforma del sistema regulador financiero.

El presidente estadounidense Barack Obama señaló que esa fiscalización se aplicará sólo en aquellos bancos que reciban fondos federales, ya que el gobierno simplemente busca asegurar que el dinero de los contribuyentes tenga un buen uso.

La medida forma parte de los principios que guiarán la reforma al sistema financiero discutida este miércoles entre el gobernante, su equipo económico y miembros del Congreso.

Obama dijo que la reforma se hace necesaria frente a la reciente experiencia, que ha mostrado que crisis como ésta “suceden cuando Wall Street asume de manera equivocada que los mercados continuarán creciendo” apoyada en riesgosos productos financieros.

“Las instituciones financieras que representen un serio riesgo sistémico a nuestros mercados deberán ser sujetas a una seria supervisión del gobierno”, apuntó, al delinear en el encuentro realizado en la Casa Blanca los principales aspectos de la reforma.

El jefe de Estado señaló que frente a la repetida asistencia del gobierno a las instituciones financieras que han enfrentado problemas derivados de la crisis, esta intervención será simplemente “una póliza de seguro sobre el dinero que giren los contribuyentes”.

“Los estadounidenses deben estar seguros que la Reserva Federal conoce a fondo las instituciones que está protegiendo y que las supervisa para asegurarse de que no tomen riesgos que costarán en el largo plazo a los contribuyentes”, añadió.

Aseveró que la reforma deberá contemplar la modernización del marco regulatorio y de supervisión, así como promover la transparencia y un lenguaje que haga fácil el entendimiento del sistema financiero.

De igual forma destacó la necesidad de tener “una supervisión fuerte e uniforme sobre los productos financieros que se promuevan entre inversionistas y consumidores”, basada no en los modelos abstractos creados por las propias instituciones, sino en información sólida.

“Debemos también demandar un estricto rendimiento de cuentas, empezando por los altos ejecutivos, y los que violen la confianza pública, deberán ser llamados a cuentas”, agregó.

Obama consideró que el trabajo en que se embarcarán su administración y el Congreso deberá ser replicado en otros países, a fin de prevenir el contagio mundial provocado por crisis como ésta y otras en el pasado.

“Al final, el trabajo de construir un nuevo marco regulador no será fácil y la reforma no sucederá de la noche a la mañana, pero no debemos olvidar que nuestros mercados han sido siempre el motor del mundo”, apuntó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login