Obama invita al mundo a monitorear derechos humanos

El gobierno del presidente Barack Obama invitó al mundo a monitorear los derechos humanos en el país al considerar que las observaciones de otros países no serán vistas como interferencia en los asuntos internos de Estados Unidos.

En su reporte anual sobre la Situación de los Derechos Humanos en el mundo en 2008, el Departamento de Estado sostuvo que el gobierno de Obama “está consciente” tanto del escrutinio interno como internacional del récord humanitario de Estados Unidos.

“No consideramos los puntos de vista sobre nuestro desempeño por parte de otros en la comunidad internacional –sean otros gobiernos o actores no gubernamentales— como una interferencia en nuestros asuntos internos”, señaló el documento.

“Ni otros gobiernos deben considerar expresiones sobre su desempeño como eso (una interferencia en sus asuntos internos)”, apuntó.

Por separado, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, indicó que el gobierno buscará un mayor respeto por los derechos humanos en el mundo, conforme inicie contactos con otras naciones del mundo, aunque no citó países específicos.

El reporte sostuvo que el 2008 estuvo caracterizado por tres tendencias: una demanda mundial por mayor libertad, esfuerzos de los gobiernos para restringir esas libertades y la confirmación que los derechos humanos florecen en las democracias participativas.

En su análisis por regiones, el Departamento de Estado hizo notar que en Africa los derechos humanos continúan enfrentando retos, especialmente en los países plagados por conflictos en donde no existe una cultura del estado de derecho.

Estados Unidos aludió específicamente al surgimiento de conflictos violentos en Congo, Somalia y Sudán.

En el sudeste asiático, el Departamento de Estado observó “avances y retrocesos”, particularmente en las arreas de rendición de cuentas de abusos de derechos humanos cometidos en el pasado, libertad de expresión, de prensa, y tráfico de personas.

De China, Estados Unidos señaló su desempeño humanitario “siguió siendo pobre” y empeoró en algunas áreas. Indicó que el gobierno chino continuó limitando los derechos de privacidad, así como la libertad de movimiento y de asociación.

El Departamento de Estado calificó a su vez el desempeño humanitario de Corea del Norte como “abismal”, por el control gubernamental de la libertad de expresión y prensa, entre otras.

Del Medio Oriente, señaló que continúa enfrentando “serios desafíos” para la promoción de la democracia y de los derechos humanos, en especial por los arrestos de activistas en Egipto, Irán, Libia y Siria.

En el hemisferio occidental, el reporte hizo notar que los gobiernos de América Latina continuaron lidiando con el tema de los abusos de los derechos humanos en el pasado, como en el caso de Colombia, Chile y Argentina.

El Departamento de Estado señaló que, en general, las instituciones electorales de la región mantuvieron independencia. Cito como ejemplos las elecciones presidenciales en Paraguay, las primarias en Honduras y los referendos en Bolivia y Ecuador. No obstante hizo notar que hubo amenazas a la libertad de expresión como en Venezuela, donde periodistas independientes siguieron siendo objeto de asedio público e intimidación. Cuba fue mencionada como el único estado “totalitario” del continente.

Sobre México, el Departamento de Estado señaló que el país continuó su lucha contra el crimen organizado e hizo notar que aún cuando las autoridades civiles mantuvieron control efectivo de las fuerzas de seguridad, algunos elementos actúan fuera de la autoridad.

De Europa, el reporte sostuvo que la región padece retos como el refuerzo de las nuevas democracias, reducción de las restricciones del gobierno y represión de grupos no gubernamentales, así como problemas de crímenes de odio y un creciente nacionalismo.

El Departamento de Estado señaló que en Armenia se registraron reveses para la democracia; en Azerbaijan la reelección del presidente Otham Aliyev

You must be logged in to post a comment Login