Sandinistas y opositores se enfrentan en Nicaragua, un diputado herido

MANAGUA, (AFP) – Un congresista herido y al menos tres ciudadanos lesionados dejaron este sábado los enfrentamientos ocurridos entre opositores y seguidores del gobierno de Daniel Ortega en las manifestaciones simultáneas que ambos bandos realizaron en Nicaragua.

Los choques se registraron en Managua, Jinotega (norte) y la ciudad de Chinandega, al noroeste de la capital, donde el diputado de la derecha liberal Luis Callejas, fue impactado en la cabeza por una piedra cuando se disponía a participar en la marcha opositora, confirmó el dirigente opositor, Eduardo Montealegre.

La esposa de legislador de la opositora Bancada Democrática Nicaragüense, (BDN), dijo que su esposo cayó inconsciente al piso, tras ser agredido por supuestas “turbas” sandinistas, pero que está fuera de peligro en un hospital de Managua.

Los disturbios se produjeron durante las marchas de protesta que más de 20 grupos civiles y políticos de oposición realizaron en Managua, Chinandega y Jinotega (norte), mientras que en León (occidente), Jinotega (norte), Masaya (sur), Juigalpa, Teustepe y Altagracia (este) transcurrieron sin incidentes.

Los opositores se tomaron las calles para demandar al gobierno de Ortega que aclare las denuncias de “fraude” que persisten sobre las elecciones municipales del pasado 9 de noviembre que ganó su partido, respeto a la democracia y solución a los problemas de pobreza y desempleo que enfrenta la población.

En Managua, la manifestación fue respaldada por más de 2.000 personas que desfilaron con la bandera nacional azul y blanco por el centro de la capital, gritando “Democracia sí, dictadura no” y con pancartas en la que exigían el respeto de las libertades públicas y el recuento de votos.

“Nos robaron el voto. Ellos (los sandinistas) quieren que lo dejemos atrás (en el olvido), pero nosotros no podemos dejar pasar eso”, dijo Luis Antonio, un vendedor de mercado de 60 años, a la AFP.

“Estamos protestando porque no queremos una dictadura, queremos que la comunidad internacional se dé cuenta que no estamos de acuerdo cómo nos robaron los votos descaradamente”, dijo Cristóbal Soza, técnico en refrigeración.

Casi al finalizar la marcha, frente a la sede del Congreso, los opositores fueron agredidos con piedras y morteros caseros por simpatizantes sandinistas que desde el viernes habían ocupado las rotondas de la capital para inaugurar los festejos del 30 aniversario de la revolución.

“Si nos atacan, los vamos a atacar, porque ésta es una marcha pacífica”, advirtió Mario Bermúdez, un vendedor ambulante que dijo a que participaba en la marcha porque “este gobierno sólo se dedica a robar” y “quiere hacer de Nicaragua igual que Cuba”.

Minutos después, ambos bandos se agarraron a piedras, mientras las brigadas antimotines intentaban contenerlos para evitar que chocaran cuerpo a cuerpo, dejando un saldo premilitar de al menos tres lesionados en Managua, según grupos civiles.

“No queremos que nos provoquen”, pidió la coordinadora del opositor Movimiento Por Nicaragua, Violeta Granera, mientras uno de los principales dirigentes de la disidencia sandinista, Edmundo Jarquín, dijo que mientras Ortega permita a sus partidarios agredir sus manifestaciones “no se va a restablecer la cooperación internacional”, que redujo su apoyo tras los cuestionados comicios.

En el bando opuesto, la sandinista Claudia Téllez, dijo a la AFP que los conflictos políticos se deben a que la oposición se resiste a aceptar que ya no tiene poder en Nicaragua.

You must be logged in to post a comment Login