Crea rescate de Obama profundas divisiones entre economistas de EU

Por Maurizio Guerrero. Corresponsal

Nueva York, 1 Mar (Notimex).- Los paquetes de estímulo que el
presidente Barack Obama ha impulsado para aliviar la recesión de
Estados Unidos han creado una profunda división entre los economistas
de este país.

Un grupo lo apoya sin restricciones y señala que el gasto
propuesto por el gobierno es adecuado, mientras otro grupo lo critica
duramente y señala que el camino adoptado no mejorará la economía del
país.

Los analistas que aprueban las medidas implementadas por Obama
señalan que el gasto en obra pública y el apoyo a varias industrias
con recursos de los contribuyentes representan la única manera de
alentar el consumo.

Mientras que los que han criticado estas iniciativas argumentan
que el gasto del gobierno sólo ahondará la estancada economía del
país y se pronuncian en cambio por realizar fuertes recortes de
impuestos a las empresas y limitar al mínimo la inversión pública.

“El problema con los recortes de impuestos es que sólo ayudan a
la clase media y a la clase alta, y dejas sin apoyo a los millones de
desempleados que se registran en el país”, opinó Helios Herrera,
economista de la Universidad de Columbia, en entrevista con Notimex.

Para el académico, el propósito de crear infraestructura es dar
empleo, lo que en el mediano plazo creará un ingreso suficiente para
un mayor número de individuos, que comenzarán a consumir y a
estimular a las empresas.

“Si recortas impuestos a la empresas, éstas podrán producir a
menores costos, pero con una situación económica como la actual de
todas maneras mucha gente no podría adquirir esos bienes”, explicó
Herrera, uno de los economistas que apoya los planes de Obama.

Señaló que las teorías del economista británico Maynard Keynes,
sobre las que en buena medida se basa la estrategia de Obama, eran
aún más extremas, pues proponían dar empleo en tareas que no
conllevan ningún beneficio en sí mismas.

“Keynes decía que habría que emplear a la gente incluso para
cavar hoyos y luego rellenarlos, simplemente por el efecto
multiplicador que sus salarios tendrían sobre la economía”, indicó
Herrera.

Por su parte, economistas identificados ideológicamente con las
teorías de derecha, coinciden en que un mayor gasto gubernamental no
ha probado ser efectivo para sacar a los países de las crisis.

“El gasto gubernamental no es la solución para nuestros
problemas económicos, sino que es parte del problema”, dijo Tad
DeHaven, experto en presupuesto del Instituto Cato, organismo sin
filiaciones partidistas.

En entrevista con Notimex, el analista explicó que si el gasto
público aliviara las finanzas públicas, Estados Unidos no
experimentaría la segunda crisis económica en este siglo, ya que la
inversión pública durante esta década ha llegado a niveles récord.

La otra crisis económica a la que DeHaven hizo referencia fue la
generada en 2001, por el estallido de la llamada “economía
punto.com”, basada en el auge de empresas radicadas en internet.

“Menores tasas de impuestos, combinadas con profundos recortes
en el gasto gubernamental ayudarían a impulsar el crecimiento
económico, lo que debería ser la meta de los políticos en el
gobierno”, opinó el analista.

En cambio, añadió el experto, el costo del enorme gasto público
realizado ahora será trasladado al futuro.

“Las futuras generaciones de contribuyentes enfrentarán una
disminución en sus perspectivas económicas debido al enorme déficit y
al probable incremento de impuestos que sufrirán”, enfatizó DeHaven.

El jueves pasado, Obama presentó un proyecto de presupuestos del
próximo ejercicio fiscal de unos tres billones de dólares para ayudar
a economía, rescatar al sistema financiero y a la industria
automotriz y para ayudar a los deudores hipotecarios.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login