En medio de críticas entra en vigencia acuerdo de libre comercio Perú-Chile

LIMA (AFP) – Un acuerdo de libre comercio entre Perú y Chile empezó a regir desde este 1 de marzo en medio del rechazo de la oposición peruana, que anunció una batalla legal contra el histórico acuerdo entre dos países marcados por una difícil relación de vecindad.

El rechazo lo lidera el ex candidato presidencial Ollanta Humala, para quien el mandatario Alan García antes de firmar el acuerdo debió solucionar el tema de la delimitación marítima con Chile, que se litiga en la Corte de La Haya.

El Partido Nacionalista, de Humala, un ex militar a quien respalda el presidente venezolano Hugo Chávez, exigió que el acuerdo sea revisado por el Congreso unicameral, según un comunicado difundido este domingo.

El acuerdo entró en vigencia a menos de tres semanas para que Perú sustente el 20 de marzo en la Corte Internacional de La Haya, la demanda que presentó el 2008 cuestionando los límites marítimos de su frontera con Chile.

El presidente Alan García saludó la entrada en vigencia y destacó que el acuerdo beneficia más a Perú que a Chile por la balanza comercial positiva y la generación de puestos de trabajo.

“El Perú en el año 2008 ha exportado 1.900 millones de dólares, y le hemos comprado a Chile 1.200 millones de dólares; quiere decir que es un comercio que nos beneficia porque vendemos mucho más de lo que compramos y eso es una continuidad histórica en los últimos 10 años”, dijo García a periodistas.

García indicó que 120.000 peruanos trabajan en Chile y que unos 34.000 que están ilegales en Chile podrán regularizar y legalizar su situación para trabajar en mejores condiciones gracias al acuerdo comercial.

El acuerdo se inscribe dentro de la estrategia de Lima de guiar “por cuerdas separadas” los temas bilaterales para no afectar la relación al mismo tiempo en que avanza en la Corte Internacional de Justicia de La Haya su reclamo.

El reclamo peruano contiene tres desacuerdos limítrofes ligados a la controversia marítima: un diferendo limítrofe en un espacio de 67.000 km2, otro desacuerdo sobre un área de 28.000 km2 en altamar donde Chile ejerce su mar presencial, y un desacuerdo sobre el punto de inicio de la frontera terrestre.

El canciller peruano José García Belaunde había resaltado en julio pasado, cuando el Senado chileno ratificó el acuerdo comercial, que “ese convenio forma parte de la agenda positiva entre los dos países”.

La oposición nacionalista enfatizó que el acuerdo debió ser debatido por el Congreso y no ser aprobado únicamente por el Ejecutivo. Anunciaron además una demanda de inconstitucionalidad contra el acuerdo.

El gobierno, vía la ministra de Justicia, Rosario Fernández, desestimó alguna irregularidad y sostuvo que no existe ningún atisbo de inconstitucionalidad.

El presidente del Congreso, el oficialista Javier Velásquez, resaltó que el acuerdo en vigor representa “un nuevo hito en las relaciones con Chile”.

Uno de los más duros críticos del acuerdo es el ex canciller Manuel Rodríguez Cuadros, quien dice -citado por el diario La Primera (izquierda)- que el acuerdo viola la Constitución porque no es equitativo y afecta los intereses del Estado, sociedad y empresas peruanas.

La mayor novedad del acuerdo es que otorga facilidades a los ciudadanos de ambos países para trabajar en el país vecino, destacó el domingo el diario Perú21 (liberal).

“Se trata de un acuerdo que mejora las relaciones personales, pues el comercio seguirá bajo el mismo marco con el que venía funcionando”, dijo José Miguel Morales, representante del Consejo empresarial peruano-chileno.

Santiago y Lima atraviesan frecuentemente períodos de tensiones derivados de la Guerra del Pacífico en 1879, en que Chile ganó amplios territorios a Perú y a Bolivia.

You must be logged in to post a comment Login