Caída del PIB ensombrece panorama de economía canadiense

Por Alberto Rabilotta. Corresponsal

Montreal, 2 Mar (Notimex).- El panorama de la economía
canadiense se ensombreció hoy con la caída de 3.4 por ciento en el
Producto Interno Bruto (PIB) en el cuarto trimestre de 2008, el
retroceso más grave de los últimos 18 años.

Después de la publicación de los datos por Estadísticas Canadá
el tono de los analistas fue resumido por el economista Avery
Shenfeld del CIBC World Markets, quien dijo que esta caída del PIB
“es como si en octubre, alguien hubiera apagado las luces de la
economía canadiense”.

Shenfeld destacó que este retroceso del cuarto trimestre, que
bajó a 0.5 por ciento el crecimiento real del PIB para todo 2008,
aplastó las ganancias de las empresas, los precios de los productos y
el valor del dólar canadiense.

Desde el desplome de los precios de las materias primas a
mediados de 2008 la economía comenzó a frenarse y el dólar canadiense
empezó a retroceder, perdiendo desde entonces cerca del 24 por ciento
de su valor.

La caída del PIB en el cuarto trimestre de 2008, según el
economista Douglas Porter del Bank of Montreal, indica el comienzo de
la recesión y anticipa al mismo tiempo una “más profunda caída” en el
primer trimestre de 2009.

Del lado oficial el ministro de Hacienda de Canadá, Jim
Flaherty, dijo el fin de semana que habría una “baja sustantiva” de
la economía, que según él había “caído de la mesa” en el último
trimestre de 2008.

El economista Shenfeld apuntó que aún siendo la mitad de la
caída experimentada por el PIB estadunidense, la sufrida por Canadá
“es suficientemente mala” y que se dirige a “más miseria económica en
el futuro”.

Por otra parte, el Banco de Canadá anunciará mañana martes su
política monetaria y los analistas preven una baja de 0.5 por ciento
en la tasa de interés interbancaria, que pasaría de 1.0 a 0.5 por
ciento.

Pero, según los economistas, esta baja en el alquiler del
capital -como las anteriores- no remediará la situación y el Banco de
Canadá deberá muy pronto recurrir a medidas “cuantitativas” para
contrarrestar la contracción del crédito.

No se descarta que para aliviar la contracción crediticia el
Banco de Canadá acepte como colateral el papel comercial de las
empresas que no puede ser negociado en los mercados y no ya del
sector bancario exclusivamente, una medida que ya tomó la Reserva
Federal en Estados Unidos.

El ex economista del Toronto-Dominion Bank y ex ministro
conservador Doug Peters afirmó que hay evidencias claras de que las
bajas tasas de interés no están promoviendo la expansión de la
actividad económica.

Peters afirmó que en este ámbito de recesión los bancos no se
prestan entre ellos y son muy precavidos en dar créditos a empresas y
consumidores.

Apuntó que las tasas de interés que cuentan, las que los bancos
cargan a sus clientes comerciales e individuales, están muy altas
cuando se considera que la inflación está cerca de cero y la tasa
interbancaria del Banco de Canadá en 1.0 por ciento.

En este contexto aumentan las presiones políticas en Ottawa para
que el gobierno conservador acelere el gasto destinado a
infraestructura, aunque algunos economistas dudan que las medidas de
estímulo tendrán algún efecto antes de mediados o finales del año.

El deterioro de la economía, según analistas consultados, está
ya en una fase crítica y los estímulos llegarán demasiado tarde como
para evitar que siga deslizándose en el curso de 2009.

Los economistas Avery Shenfeld y Krishen Rangasamy publicaron
este día un interesante informe sobre el “desenmascaramiento de la
cada vez más estrecha base económica” de Canadá “cuando se trata de
comerciar con el resto del mundo”.

La economía canadiense depende ahora de la explotación y
exportación de materias primas, su balanza del comercio de mercancías
empezó a ser deficitaria y creó un déficit en la cuenta corriente que
se une al déficit del presupuesto federal.

La industria está en declive constante, incluyendo la rama
automotriz y la depreciación del dólar canadiense no servirá para
revivir ese sector.

Por otra parte el dólar canadiense se ha vuelto una moneda
dependiente del precio de las materias primas en los mercados
internacionales, lo que la convertirá en más volátil y sujeta a
variaciones importantes, según los economistas del CIBC World
Markets.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login