Raúl Castro da vuelco al gobierno cubano con relevos de Lage y Pérez Roque

LA HABANA (AFP) – El presidente de Cuba, Raúl Castro, relevó el lunes al jefe de su gabinete, el vicepresidente Carlos Lage, y al canciller Felipe Pérez Roque, en una profunda reestructuración que marca un ascenso de figuras que le son cercanas en las Fuerzas Armadas y del Partido Comunista.

En el primer reacomodo profundo del gobierno desde que asumió el mando hace un año, Raúl Castro removió a esos dos pesos pesados como parte de una docena de cambios -reemplazos y fusiones de ministerios-, según un nota oficial leída en el telenoticiero, que no precisa las nuevas funciones de ambos dirigentes.

Lage, médico de 57 años, artífice de la política económica de Fidel Castro y quien conserva su cargo de vicepresidente del Consejo de Estado (Ejecutivo), será reemplazado por el general José Ricardo Guerra, ex secretario de Raúl cuando éste era ministro de las Fuerzas Armadas.

Canciller desde 1999, Pérez Roque, ingeniero eléctrico de 44 años y formado en el equipo más cercano de Fidel, será sustituido por el hasta ahora vicecanciller Bruno Rodríguez, periodista de 51 años, ex embajador ante la ONU y antiguo rector de la política hacia América Latina.

El sector más reestructurado es el económico, donde la mayoría de colaboradores directos de Lage -gestor de las reformas de apertura económica durante la crisis de los 90- fueron sustituidos, tales como los ministros de Economía, José Luis Rodríguez; de Finanzas, Georgina Barreiro; y de Comercio Exterior, Raúl de la Nuez.

Igualmente fueron sustituidos los vicepresidentes del Consejo de Ministros, el ministro Rodríguez y Otto Rivero, quien se ocupaba de los programas de la llamada Batalla de Ideas, creada por Fidel Castro y que ahora se disgregaron en varios ministerios.

Según el anuncio oficial, la reestructuración del gobierno no acaba aquí y se estudiarán nuevos cambios “con el objetivo de reducir gradualmente su envergadura y elevar su eficacia”.

Cuando asumió la presidencia, Raúl Castro, que ejercía interinamente desde que enfermó su hermano Fidel -de 82 años- en julio de 2006, anunció una compactación del Gobierno, pero en diciembre pasado postergó el plan por la situación de emergencia que provocó en la isla el golpe de tres ciclones.

Pero hace una semana designó vicepresidentes de su gabinete a tres ministros y miembros del selecto Buró Político del Partido Comunista: al comandante Ramiro Valdés (Comunicaciones), de 76 años; al general Ulises Rosales (Agricultura), de 66, y Jorge Sierra (Transporte), de 47.

Valdés, con amplio poder y quien ahora controlará la “Batalla de ideas”, fue jefe y fundador de la Seguridad del Estado, primer titular del Interior y en un tiempo número dos de Raúl cuando era ministro de Defensa; y Rosales, ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y del ministerio del Azúcar.

El reacomodo diseñado por Raúl, que reduce hasta ahora de 30 a 27 carteras ministeriales, apunta a una estructura piramidal que busca mejorar el control de recursos del Estado, concentrar en menos manos y con sus hombres de confianza el mayor número de tareas, según observadores cubanos.

Con Raúl en la jefatura de Gobierno, la generación histórica de la revolución, que promedia unos 75 años, emergió en los puestos clave, y fue nombrado número dos José Ramón Machado (77), cuando se pensaba que sería Lage, considerado la cara de la renovación.

Asimismo y con los ajustes de este lunes, suman diez generales -incluido Raúl- en la cima del poder, en el Buró Político y los Consejos de Estado (máximo órgano Ejecutivo) y de Ministros, un hecho relevante con unas Fuerzas Armadas que controlan estratégicos sectores de la economía.

Ministro de Defensa desde el triunfo de la revolución en 1959 y hasta la sustitución de Fidel, Raúl Castro impulsa una política de rigor, control, austeridad y eficiencia, con una estructura administrativa diseñada para las empresas militares.

You must be logged in to post a comment Login