Tormenta de nieve azota el área Washington

Una tormenta de nieve cubrió este lunes de blanco grandes porciones del noreste de Estados Unidos, provocando caos en muchas ciudades de la región que registraron precipitaciones de más de 23 centímetros.

La tormenta obligó al cierre de escuelas y carreteras, y en esta capital la mayoría de las dependencias del gobierno federal atrasaron la hora de entrada de sus empleados, mientras aeropuertos en Nueva York, Filadelfia y Boston experimentaron retrasos en la salida de sus vuelos.

El Servicio Nacional de Meteorología anticipó que algunas áreas de la región podrían recibir hasta 38 centímetros de nieve a lo largo del día.

La tormenta tomó por sorpresa a la mayoría de los habitantes en ciudades y comunidades a través de la región, que hasta ahora habían experimentado un invierno moderado, con pocos días de nieve y precipitaciones mínimas.

En la Ciudad de Nueva York se esperan hasta 25 centímetros de nieve, en tanto en que este capital las proyecciones oscilan entre 10 y 15 centímetros, aunque en algunas porciones del Maryland había reportes de precipitaciones de hasta 25 centímetros.

En esta zona metropolitana, cuadrillas de limpieza y mantenimiento trabajan desde las primeras horas del día del para mantener transitables las principales rutas de circulación vehicular, aunque lo incesante de la nevada dificultaba la tarea.

En anticipación de la tormenta, el alcalde de Washington D.C., Adrian Fenty, declaró una emergencia desde la noche del domingo, la cual estará en efecto hasta las 14:00 horas tiempo del este (19:00 GMT).

La continua precipitación provocó también interrupciones en el suministro de energía eléctrica como resultado del derribo de cables por ramas de árboles que cedieron al peso de la nieve.

En Virginia, casi 123 mil casas estaban sin electricidad, la mitad de ellas en el área de la capital Richmond, de acuerdo con el más reciente reporte de la compañía Dominion Virginia Power.

En la mayor parte de la región, desde las Carolinas hasta Maine, las autoridades mantienen un estado de emergencia que en la mayoría de los casos se prolongará hasta la tarde.

En la Ciudad de Nueva York, la tormenta ocasionó problemas en el transporte público y en carreteras, en lo que las autoridades señalan es la peor caída de nieve en los últimos tres años.

Funcionarios de la ciudad indicaron que camiones del gobierno local están regando unas 100 mil toneladas de sal en los casi 10 kilómetros de carreteras afectadas por las inclemencias del tiempo.

Las escuelas de los cinco condados cerraron sus puertas a causa de la ventisca, que se presenta a tres semanas de inicio de la primavera.

Sin embargo, el Departamento de Sanidad asegura estar preparado con el equipo necesario para regar las calles con sal.

“El transporte público estará difícil. Haremos lo necesario para mantener las vías transitables, por lo que se aumentó el número de vehículos de remoción de nieve operando a mil 600 unidades, además de otras 500 maquinarias diversas para despejar las calles”, señaló John Doherty, comisionado de Sanidad.

Por su parte el alcalde Michael Bloomberg hizo un llamado a la comunidad para estar atenta de los residentes mayores de edad o vecinos discapacitados “por si necesitan algo de la tienda en caso de que vayan a abastecerse de insumos”.

“Y que por favor hagan uso del transporte público para mantener las calles despejadas”, dijo Bloomberg.

La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey indicó que tiene más de cuatro toneladas de sal para ser cernidas en los aeropuertos, puentes y túneles, y que cuenta con cerca de 400 equipos para encarar la nevada.

La agencia recomendó a todas aquellas personas que planean viajar por avión este lunes que se pongan en contacto con las aerolíneas para saber si su vuelo tiene retrasos o cancelaciones.

El Departamento de Transporte suspendió los estacionamientos alternos en las calles para la remoción de nieve, pero los parquímetros permanecerán funcionando.

“Deberían no mu

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login