Bogotá de nuevo en roces con sus vecinos a un año de incursión en Ecuador

BOGOTA (AFP) – A un año de la incursión de tropas colombianas en Ecuador, el pronunciamiento del ministro de Defensa de Colombia que justificó el derecho de su país a usar ataques preventivos contra grupos terroristas incluso en el exterior, provocó nuevos roces de Bogotá con Quito y Caracas.

Venezuela denunció este martes las declaraciones del ministro colombiano Juan Manuel Santos, asegurando que “amenazan la estabilidad y la soberanía” de los países de América Latina.

Santos dijo el domingo que “golpear a terroristas que sistemáticamente están atentando contra la población de un país, así estos no se encuentren dentro de su territorio, es un acto de legítima defensa”.

El ministro colombiano defendió así el ataque en que sus tropas dieron muerte al número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, en un campamento en el norte de Ecuador, el 1 de marzo de 2008.

En el ataque murieron otras 24 personas, entre ellos cuatro mexicanos y un ecuatoriano.

En las últimas horas también organismos de inteligencia colombianos filtraron a la prensa un documento según el cual nueve comandantes de las FARC se esconden actualmente en Venezuela y otros dos en Ecuador.

El servicio de inteligencia colombiano (DAS), consultado por la AFP, señaló que desconoce el origen de esa información.

Por su parte, el presidente Alvaro Uribe advirtió el sábado que no permitirá a los jefes guerrilleros colombianos buscar “la impunidad, porque están en el extranjero” y anunció que se les buscará en cualquier lugar del planeta.

La cancillería venezolana calificó de “repudiable la actitud prepotente” de Santos y sostuvo que sus palabras constituyen un “grosero desconocimiento del consenso alcanzado de forma unánime” durante la cumbre del Grupo de Río de Santo Domingo, en marzo de 2008.

En esa cumbre, que permitió bajar el tono de enfrentamiento entre Bogotá y sus dos vecinos tras el ataque en que fue muerto Reyes, los países latinoamericanos declararon que “el territorio de un Estado es inviolable”.

Las palabras de Santos ya habían generado la condena del presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien el lunes manifestó que el ministro colombiano “no ha entendido que en América Latina no hay lugar para aspirantes a emperadorcitos”.

“Señor Santos, no se meta con Ecuador, no cometa ese terrible error”, agregó.

Hace un año, Correa retiró a su embajador en Bogotá y desde entonces mantiene rota la relación diplomática con su vecino, del que reclama una disculpa pública por la violación de su territorio, mayor control en la frontera e indemnización para las víctimas.

El embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, justificó a Santos y dijo que su país cree que el desafío de los grupos terroristas exige una respuesta conjunta de todos los países.

“Nosotros consideramos que las FARC son una organización terrorista, por sus acciones y conductas, que debe ser perseguida”, señaló Brownfield durante un acto en Cartagena (norte).

El jurista y aspirante a la candidatura presidencial del opositor partido Liberal, Alfonso Gómez, señaló que el gobierno de Uribe ha preferido sacrificar su relación con los vecinos a cambio de un éxito militar, que le da réditos internos.

“Fue bueno para debilitar a la guerrilla, pero no ha sido bueno para las relaciones internacionales colombianas”, precisó Gómez a la AFP.

You must be logged in to post a comment Login