Advierte Papa a jóvenes contra ambición por bienes materiales

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI advirtió que el “olvido de Dios” provoca la soledad y la violencia entre los jóvenes a quienes puso en guardia contra la ambición por los bienes materiales.

En un adelanto de su mensaje para la XXIV Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará el próximo Domingo de Ramos, dijo que “hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente”.

El texto puso a la “cuestión de la esperanza” en el centro de la vida de los seres humanos, sobre todo en la época contemporánea.

Añadió que en la actualidad todos advierten la necesidad de la esperanza, pero no de cualquiera sino de una esperanza “firme y creíble” que responda a los ideales, sueños y proyectos de los adolescentes.

Según el Papa los jóvenes se cuestionan sobre el sentido de su vida, sobre el futuro, la felicidad, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte con “preguntas apremiantes” que les hace medir con obstáculos “a veces insuperables”.

Consideró a la falta de trabajo, incomprensiones familiares, crisis en las relaciones de amistad y pareja, enfermedades o incapacidades, carencia de recursos a causa de la crisis económica como parte de estas dificultades.

“La experiencia demuestra que las cualidades personales y los bienes materiales no son suficientes para asegurar esa esperanza que el ánimo humano busca constantemente”, estableció.

“La política, la ciencia, la técnica, la economía o cualquier otro recurso material por sí solos no son suficientes para ofrecer la gran esperanza a la que todos aspiramos”, agregó.

Ratzinger afirmó que “la crisis de esperanza” afecta a las nuevas generaciones que, en contextos socio-culturales faltos de certezas, de valores y puntos de referencia sólidos, debe afrontar dificultades al parecer superiores a sus fuerzas.

Así, dijo, los jóvenes viven “heridos por la vida, condicionados por una inmadurez personal frecuentemente consecuencia de un vacío familiar, de opciones educativas permisivas, y de experiencias negativas y traumáticas”.

Muchos, lamentó, consideran que la única salida posible es una “huída alienante” hacia comportamientos peligrosos y violentos, hacia la dependencia de drogas y alcohol, o hacia otras formas de malestar juvenil.

“A pesar de todo, incluso en aquellos que se encuentran en situaciones penosas por haber seguido los consejos de malos maestros, no se apaga el deseo del verdadero amor y de la auténtica felicidad”, ponderó.


Elige el Papa dos nuevos obispos brasileños

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI designó a dos nuevos obispos de Brasil, a Edson Taschetto Damián como prelado de San Gabriel de Cachoeira y a Giovane Pereira de Melo como pastor en Tocantinópolis.

El Vaticano informó que este miércoles el Papa aceptó además la renuncia al gobierno pastoral de la primera de las diócesis al obispo de origen chino José Song Sui Wan quien se retiró por “causas de fuerza mayor”.

En su lugar nombró a Taschetto Damian, nacido el 4 de marzo de 1948 en Jaguari, estado de Río Grande do Sul quien cumplió estudios en el seminario Menor de San José y sucesivamente en el seminario mayor de Viamao, Porto Alegre.

Ordenado sacerdote en 1975 fue vicario parroquial, párroco en varios templos, asistente de seminaristas en la casa de formación San Francisco de Paul además de vicedirector del Instituto de Teología Pablo VI.

Ha sido consejero para las vocaciones y ministerios de la conferencia episcopal brasileña además de haberse desempeñado como vicario general y administrador de la diócesis de Roraima.

Este día Joseph Ratzinger nombró también a Giovane Pereira de Melo, nacido en 1959, como obispo de Tocantinópolis. El presbítero estudió filosofía en la Universidad Católica de Don Bosco y teología en el Instituto Estremo Oeste de Campo Grande.

Siguió un curso de historia de la Iglesia en la Universidad Federal de Mato Grosso de Rondonópolis mientras en la facultad Nuestra Señora de la Asunción de Sao Paolo obtuvo la licenciatura en Te

You must be logged in to post a comment Login