Crece en Perú controversia por supuesta injerencia de Venezuela y Bolivia

LIMA (AFP) – Una nueva controversia diplomática de Perú con Bolivia y Venezuela se vislumbra con el respaldo el jueves del ministro peruano de Defensa a la denuncia de una comisión parlamentaria que acusó a Caracas y La Paz de intromisión en asuntos internos a través de programas de ayuda social.

Con una polémica en marcha, el ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz atizó la hoguera al asegurar que desde algunas “Casas del ALBA” se promovieron y cometieron actos de violencia, como bloqueo de carreteras y ataques a transportistas durante huelgas.

“Las Casas del ALBA han promovido la violencia, es verdad; también es cierto que hay elementos violentos”, declaró el ministro a la radio local RPP tras recordar que esos locales nacieron con un fin solidario.

Las llamadas Casas del ALBA -146 en total en Perú- son centros de diferente género, algunas de ellas ONGs, que tienen en común su simpatía con los gobiernos de Venezuela y Bolivia, y en particular con el presidente Hugo Chávez.

Una comisión parlamentaria que investigó el tema entregó el martes su informe señalando que la supuesta injerencia se habría concretado a través de “una penetración ideológica”, que consistió en la difusión de ideas socialistas del régimen venezolano de Hugo Chávez a través de Casas del ALBA.

Los peruanos que se beneficiaron por medio de las Casas del ALBA de un programa de ayuda social de atención médica gratuita recibían además un virtual lavado cerebral, según la comisión del congresista Walter Menchola.

La difusión de estas ideas socialistas asociadas al gobierno de Chávez y de Evo Morales, formaría parte de una estrategia geopolítica de estos dos jefes de Estado para ganar adeptos en Perú.

Las Casas del ALBA no reconocen vínculos con las autoridades de Bolivia ni de Venezuela. Tampoco los embajadores de La Paz y de Caracas en Lima admiten lazos políticos ni financieros.

El informe parlamentario sugirió al presidente Alan García protestar ante sus pares Evo Morales y Hugo Chávez por el rol político que jugarían estas 146 casas que operan con financiamiento venezolano en Perú, según la comisión.

La tensión podría surgir si Bolivia y Venezuela hacen una lectura exclusivamente ideológica del reporte y del eventual cierre de esos locales, dijo a la AFP Alejandro Deustua, profesor en la Academia Diplomática del Perú.

“En ese caso entonces estaríamos frente a un problema”, acotó Deustua.

La posibilidad de que el gobierno cierre las Casas del ALBA flotaba en el ambiente, con el apoyo de un sector de la prensa, en medio del rechazo de directivos de esas casas a un eventual medida de cierre.

“Eso sí sería una intromisión del gobierno para con las ONGs, sería un mal antecedente”, dijo a periodistas Adolfo Peñaloza, miembro directivo de las Casas del ALBA en Puno, en la frontera con Bolivia.

En La Paz el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García, calificó el miércoles como falso y político el informe de la comisión peruana. Un día antes el vicecanciller boliviano Hugo Fernández, dijo que el informe no afectaba las relación bilateral.

La comisión Menchola visitó Bolivia para recabar información sobre el presunto rol político que estaría realizando un hospital cubano que atiende a ciudadanos peruanos en el poblado fronterizo de Copacabana.

El gobierno peruano ha denunciado que las casas del ALBA tienen financiación venezolana pero nunca ha logrado probar esa acusación.

You must be logged in to post a comment Login