Desata críticas reporte de caída de F-18 en San Diego

San Diego.- Un reporte de la armada estadounidense que reconoce negligencia en la caída de un avión F-18 sobre una casa desató fuertes críticas, pues el percance causó la muerte de dos bebés, una de siete semanas y otra de 15 meses, así como la madre y abuela de ambas.

El piloto y su mando superior tomaron “una cadena de decisiones equivocadas”, publicó este día el diario San Diego Union Tribune. La cadena NBC informó que el piloto, quien desestimó dos veces aterrizar sin riegos en una base naval y prefirió sobrevolar el avión con obvias fallas mecánicas y escasez de combustible sobre vecindarios de San Diego, “se llevará a la tumba” las razones.

Fox News destacó por su parte que el accidente fue “claramente prevenible”. Los Angeles Times informó que fueron un “pobre mantenimiento y errores críticos los que causaron el accidente”. El Register reafirmó que el incidente era “prevenible”. El Daily Transcript enfatizó por su parte que “el piloto del avión F-18 pudo haber aterrizado en North Point”, una base naval en la isla de Coronado fuera de todo riesgo.

Noticieros tan distantes como el canal 9 de televisión en Hawai o un diario en Nueva York publicaron este día reacciones al accidente en sus bloques de noticias locales, sin incluirlas en las nacionales. “Escalofriantes grabaciones en el accidente”, informó la emisora hawaiana en torno a una indiferencia por averías en la nave.

La armada sancionó con quitar de sus cargos a 13 personas, incluido el piloto y sus mandos inmediatamente superiores que contribuyeron a decisiones equivocadas.

La investigación que exigió un congresista republicano de San Diego, miembro del comité de Fuerzas Armadas, Duncan Hunter, carece de cargos criminales. La armada tampoco formuló cargos.

El pasado 8 de diciembre el F-18 Hornet que piloteaba el teniente Dan Neubauer se desplomó sobre dos casas en el vecindario de University City en San Diego, apenas un kilómetro fuera del perímetro de la base aeronaval de Miramar. El piloto alcanzó a accionar un mecanismo de expulsión de la nave y descendió en paracaídas. El avión cayó sobre una casa vacía.

En la otra que destruyó el caza se encontraban Rachel Yoon de siete semanas, Grace Yoon de 15 meses, la madre de ambas, Young Mi de 36 años y la abuela de las niñas, Seokim Kim, de 60 años, quien había llegado de Corea a conocer a su nueva nieta.

El padre de la familia, Don Yoon se encontraba en su negocio en Chula Vista cuando ocurrió el accidente. Yoon, un cristiano de la Iglesia Coreana Metodista de San Diego, dijo el 13 de diciembre ayudado por su pastor que agradecía tantos pésames y que no correspondía a él juzgar a nadie.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login