Escándalo de telefonía revela disputa vinculada al magnate mexicano Slim

MEXICO (AFP) – Un escándalo por intervenciones telefónicas filtradas a la prensa mexicana que derivaron en la caída del ministro de Comunicaciones, es el telón de fondo de una fuerte disputa que sacudió a esta industria y que involucra a una empresa del magnate Carlos Slim, según un experto del sector.

La caída el martes del secretario (ministro) de Comunicaciones, Luis Téllez, se empezó a cocinar desde febrero cuando varios medios de prensa dieron a conocer diálogos telefónicos que mantuvo con otros funcionarios, abogados y colaboradores, que revelaron conflictos técnicos, legales y hasta amorosos.

En una de las grabaciones Téllez habla sobre una confrontación con Héctor Osuna, titular de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel, órgano regulador) por un conflicto legal entre Telcel, empresa de telefonía celular de Slim, y Axtel, firma menor de telefonía inalámbrica, por un diferendo en las tarifas de interconexión.

“Que le digan que yo mando decir a Miguel (abogado del ministerio del Interior) que si puede usar el nombre del presidente (…) si el presidente después dice que no y me quiere sacar”, dice Téllez en una de las llamadas, sugiriendo que podría ser despedido.

El secretario trataba de influir a favor de Axtel “invadiendo al poder judicial, que es muy grave, por no acatar un juicio de amparo” que favorecía a la empresa de Slim, dijo a la AFP Ramiro Tovar, académico y experto en regulación.

“Mira que bronca, ya estoy hasta la madre. Que se queden con Osuna y que se lo metan por el culo”, estalla Téllez molesto, en otra conversación.

Los avances en la industria de las telecomunicaciones en los últimos 3 años en México fueron casi nulos y las decisiones se concentraron en manos del titular de la secretaría de Comunicaciones, contrariando las leyes del mercado, con un disminuido órgano regulador, explicó Tovar.

La industria de las telecomunicaciones en México, uno de los sectores que había tenido mayor crecimiento, registró una baja de la inversión de 3.747 millones de dólares en 2006 a 3.205 millones en 2007 y 2.999 millones en 2008, según datos de la Cofetel.

Un asunto de fondo han sido las tarifas de interconexión que las empresas competidoras tendrían que pagar a Slim, dueño de la mayor red de infraestructura en México, para llegar al usuario final.

El esquema de excesiva regulación gubernamental “va a favorecer el subsidio para operadores entrantes con cargo a las redes establecidas” principalmente de las empresas de Slim, indica Tovar.

Otro conflicto también se planteó en el servicio de “triple play”, paquetes de televisión, internet y telefonía fija. Las autoridades han impedido a Slim la concesión para ofrecer televisión cerrada, mientras que los demás operadores tienen concesión para dar las tres opciones.

Estas condiciones fueron una “invitación a las partes en conflicto para que suban al barco y pelearse dentro, con los cableros (operadores de televisión por cable) cada vez más agresivos y Telmex (telefónica de Slim) acudiendo con más frecuencia a los tribunales”, añadió Tovar.

En ese ambiente Alejandro Puente, presidente de la cámara de operadores de televisión cerrada, presentó una denuncia judicial por recibir “amenazas e intentos de extorsión” con objetivo de frenar su trabajo, informó el domingo en un comunicado.

En este marco, una mujer que en el pasado al parecer tuvo una relación con Téllez hizo pública otra conversación grabada en un buzón de celular, en la que el funcionario acusó al ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) de robar del erario público.

Al mismo tiempo, Carlos Slim, dueño de la tercera fortuna más grande del mundo estimada en unos 60.000 millones de dólares, protagonizó un tenso intercambio de declaraciones públicas con el gobierno. Entonces el magnate anunció que recortaría “sustancialmente” sus inversiones en México para 2009 cifradas en 835 millones de dólares.

Sin embargo, el martes en que

You must be logged in to post a comment Login