Oposición busca dañar candidatura de Morales para elecciones de diciembre

LA PAZ, Bolivia (AFP) – El rebrote de la oposición política en Bolivia -con llamados a la desobediencia civil y denuncias de mala gestión y corrupción- tiene como objetivo perjudicar la aspiración del presidente Evo Morales de hacerse reelegir en los comicios de diciembre de este año, según analistas.

Una acusación contra Morales por supuestos actos de corrupción, el pedido del Senado de investigar a cuatro ministros por una defraudación en la petrolera estatal y el recrudecimiento de los conflictos sociales en Bolivia están, según diversas ópticas, orientadas a perjudicar al gobierno.

“Creo que esas acciones están orientadas a crear un clima electoral obviamente negativo al presidente Morales, al Movimiento Al Socialismo (MAS, partido oficialista), con la idea además de promocionar, promover alternativas políticas diferentes”, dijo a AFP el analista independiente Carlos Cordero.

Sin embargo, esto “no es una conspiración, es una aspiración legítima de la oposición de querer desplazar de la presidencia a un gobernante que, en su juicio y opinión, considera que no ha realizado una gestión transparente o que no ha cumplido con sus promesas”, explicó Cordero.

De modo que “los pedidos de juicio, las acusaciones o vinculaciones con la corrupción, movilizaciones de toda índole están orientadas a desprestigiar al gobierno, pero también con miras de posicionarse favorablemente hacia las elecciones del 6 de diciembre”, agregó Cordero.

El constitucionalista Carlos Alarcón estimó de su lado que la acusación de los prefectos de Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca y Beni no afectará a Morales porque “un eventual juicio de responsabilidades (contra el presidente) se bloqueará en el Congreso” bicameral, donde la oposición no cuenta con dos tercios de voto necesarios para ello.

De cualquier manera, el “destape de los hechos de corrupción en la empresa estratégica del Estado está haciendo un daño enorme al proyecto político del MAS, le está haciendo un daño enorme a las posibilidades de éxito en las elecciones”, consideró Cordero.

La beligerancia política recrudeció esta semana cuando cuatro prefectos opositores demandaron ante la Fiscalía a Morales por haber emitido decretos que flexibilizaron las compras en las empresas públicas, lo que habría facilitado la corrupción en el sonado caso de la petrolera estatal YPFB.

El presidente de YPFB, Santos Ramírez, que es muy cercano al presidente Morales fue arrestado ante las evidencias de que recibió sobornos de parte de una empresa que ganó en julio pasado una licitación.

Además una comisión del Senado, donde manda la oposición, propuso investigar por este caso además a cuatro ministros, entre ellos Carlos Villegas (en su momento titular de Hidrocarburos ahora presidente de YPFB) y Luis Arce (Defensa Legal del Estado), del entorno íntimo del presidente Morales.

En medio de ese panorama, las protestas sociales volvieron a las calles de La Paz donde miles de importadores de autos usados manifiestan diariamente.

También está latente la amenaza de los choferes de elevar las tarifas del transporte desde este mes.

Todo este panorama tiende a “anular la candidatura del Presidente”, según el vicepresidente Alvaro García.

You must be logged in to post a comment Login