Reitera Clinton compromiso de EU por un Estado Palestino

Por José Parra

Ramala.- Las 36 horas de la primera visita de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, a Palestina concluyeron en la ciudad cisjordana de Ramala donde reiteró su compromiso para crear un Estado palestino “vecino y en paz” con Israel. Si no fuera por las espectaculares medidas de seguridad, nadie diría que Clinton ha visitado Ramalá. Su caos circulatorio y ruido ambiental han recibido la comitiva estadounidense que se dirigió a la Mukata, el complejo gubernamental donde le esperaba Abu Mazen.

“Debemos promover la creación de un Estado palestino que sea libre, independiente y próspero. Que conviva en paz con Israel. La única forma de conseguir este objetivo es través de las negociaciones. El proceso de paz no puede sufrir más retrasos. Estados Unidos hará lo posible para cumplir este objetivo”, sentenció Clinton.

En una muestra de apoyo y sobre todo de condena hacia el grupo rival interno, el islamista Hamás, Clinton ha elogiado a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de Abu Mazen: “Es un gran honor y placer volver a estar aquí y tener la oportunidad encontrarme con usted, un líder valiente y determinado a favor de la causa palestina. Estoy orgullosa de transmitir el mensaje de mi país y mi presidente que Estados Unidos apoya a la Autoridad Palestina como el único y legítimo gobierno del pueblo palestino. Y el partner para conseguir la paz basada en la solución de dos estados”.

En una de las escasas críticas a Israel en esta visita, Clinton ha condenado la intención del Ayuntamiento de Jerusalén de demoler 88 casas “ilegales” en el barrio de Silwan en Jerusalén Este.

“Son actividades que no ayudan y van en contra del plan Hoja de Ruta. Estamos hablando con el gobierno israelí y también con los responsables municipales. Es una decisión que afecta a las familias de esas casas pero tiene consecuencias más amplias”, dijo ante Mazen.

El presidente palestino fue más directo: “Quien decide y ordena estas demoliciones va en contra de la paz. Es inaceptable y puede derribar el proceso de paz”.

Al mediodía, en el Café Pronto -exponente del laicismo en una sociedad cada vez más islámica y con las calles más llenas de velos- se escuchan muchas voces que depositan esperanzas en Clinton pero sobre todo en el presidente estadounidense, Barack Obama.

“Ella es la esposa del que fue el dirigente que más apoyó a Israel. Obama es diferente y creo que puede impulsar más cosas”, nos dice la joven Awad mientras toma un té. Con un diario palestino enseñando en portada a Clinton y el presidente palestino, Abu Mazen, el dueño del establecimiento de inspiración italiana, Basem Khoury es optimista:

“Espero que pueda traernos paz en la zona, como Obama prometió. La solución dos Estados es la clave y si las partes se ponen a hablar es posible. Solo falta que Estados Unidos no se duerma”, comenta Khoury.

Antes de iniciar esta gira, Clinton era consciente que se trataba de tan solo una primera toma de contacto ya que en las dos partes reina la incertidumbre. En el campo israelí, esperan la formación de un gobierno, liderado por el conservador Benjamín Netanyahu. Por tanto, Clinton se dedicó a escuchar en Jerusalén al gobierno saliente y al primer ministro entrante sin poder presionar a ninguno de los dos.

En el lado palestino, la división es muy profunda. Mientras Abu Mazen domina en Cisjordania, Hamás (boicoteado por Israel y la mayoría de países) controla la Franja de Gaza. Tras la operación militar israelí y los combates en Gaza, Hamás y el partido de Abu Mazen (Al Fatah) iniciaron el camino de la reconciliación para intentar formar un gobierno de unidad.

De acuerdo al presidente palestino, “el Ejecutivo respetará todos los compromisos internacionales”. Un anuncio para evitar el probable boicot debido a que Hamás sigue sin reconocer a Israel o renunciar a la violencia. En Ramala, curiosamente se habla poco de este posible gobierno palestino y mucho más del que formará el israelí Netanyahu.

You must be logged in to post a comment Login