Pasarelas de París: Dior orientalista, Miyake karateca

PARIS (AFP) – John Galliano para Christian Dior propone afrontar el frío con un vestuario de opulencia orientalista lleno de brocados, sedas y cachemiras, en la colección de prêt-à-porter femenino presentada el viernes en París, donde Issey Miyake apostó por modelos inspirados en el karate.

Una moda fluida y suavizada por redondeces en los hombros y en las faldas abombadas que se estrechan en las rodillas, acompañadas de chaquetas ceñidas.

Grandes cuellos de pieles dan calor a los abrigos de jacquard de lana, para una elegancia que evoca los años 20. Las pieles adornan también los puños y el dobladillo y se iluminan con preciosos bordados.

Para la noche, el traje sastre se reemplaza por modelos dignos de una sultana: pantalones orientales de raso o lamé, o vestidos-pantalón de muselina con las mangas y el pecho bordados con hilos metálicos y pedrería. Puede optarse también por un vestido liviano con motivos de cachemira.

Violeta, rojo, fucsia, azul, oro y plata completan el negro y el gris Dior de esta colección.

Para Issey Miyake, el diseñador Dai Fujiwara, asociado con maestros de karate, ideó una colección cuyo eje es el movimiento, facilitado por cortes amplios, plisados y materias suaves.

El modista japonés propone pantalones amplios que se plisan en la mitad de la pierna o que se ajustan en los tobillos, vestidos-pantalón vaporosos color ladrillo y una fluidez inspirada de las lacas japonesas.

El objetivo es “ante todo permitir una perfecta libertad de movimiento al cuerpo”, afirma.

De la misma manera, redecillas negras cubren tops de colores fluorados o directamente la piel, dibujando motivos geométricos sin impedir el movimiento.

Motivos contrastados (negro y rojo, negro y azul vivo…) producen ilusiones ópticas en las cortas faldas. La colección termina con una nota aérea: largos vestidos compuestos de superposiciones de cuadrados de poliéster y rayas verticales contrastadas (amarillo-naranja, rosa-gris).

Gaspard Yurkievich, que tituló su colección “Passion, Love and Pleasure” (pasión, amor y placer), afirma haberse inspirado de “los códigos indumentarios de los años 30 y de su reinterpretación ulterior en los años 70 y las décadas siguientes”. Una feminidad a ultranza, como la que Bob Fosse desplegó en su “Cabaret”, dice.

El diseñador propone cortos vestidos con bordados Art Déco y cuello barco, vestidos de raso, microvestidos de lentejuelas reversibles, tops estampados con caras de mujeres que beben champaña y minicapas de pieles.

Las piernas se cubren con polainas o leotardos sobre los cuales se lucen calcetines.

You must be logged in to post a comment Login