Presentan en España estudio de proceso independentista iberoamericano.

Madrid, 6 Mar (Notimex).- El origen de los procesos
independentistas en 1808 en Iberoamérica fueron las crisis soberanas
e institucionales, que hicieron aflorar toda una serie de problemas
latentes e impulsaron un cambio en la soberanía.

Así lo expresó el embajador de México en España, Jorge Zermeño,
durante la presentación del libro “Las experiencias de 1808 en
Iberoamérica”, en el que diversos autores hacen una reflexión sobre
los hechos que incidieron en los movimientos de independencia.

Zermeño se refirió a este volumen como “un trabajo de
especificidad y amplitud de miras, que contrasta con lo que hasta
ahora se había hecho en nuestros países, amplitud porque las
experiencias locales definen las globales”.

Avaló además el prestigio de los historiadores que participaron
en la obra, y señaló que “la seriedad científica es un antídoto
eficaz contra todos aquellos discursos independentistas cargados de
falso patriotismo”.

Exhortó a que “México se extienda y profundice en iniciativas de
este tipo, y que cada acto que allí se celebre sirva para proyectar
las mejores relaciones entre países”.

La publicación es obra de la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM) y el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la
Universidad de Alcalá (IELAT), en Madrid, y recoge los trabajos
presentados en un congreso internacional homónimo en 2008.

El congreso tuvo lugar en el marco de la Cátedra Simón Bolívar,
cuyo director, el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente,
señaló en la presentación que el libro es un “posible análisis del
pasado, el presente y el futuro de los países” de la región.

La publicación reúne los trabajos de destacados especialistas de
México, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, El Salvador, España,
Estados Unidos, Portugal, Uruguay y Venezuela, compilados por los
historiadores Alfredo Avila (UNAM) y Pedro Pérez Herrero.

Pérez Herrero, profesor de la Universidad de Alcalá, explicó que
no hay que entender 1808 como el final de la época colonial, sino
como “el inicio de un proceso histórico que no acabará hasta 1898,
con las independencias de Cuba y Puerto Rico.

“Pretendimos analizar cómo se inició la construcción de cada una
de las estructuras políticas, cómo se formaron y fueron
evolucionando, pues sólo estudiando el pasado se puede entender mejor
el presente y hacer buenos pronósticos de futuro”, añadió.

Habló de la necesidad de una nueva historia integrada de cara al
bicentenario de las independencias, celebraciones que “serán exitosas
mientras reflexionen sobre la libertad, en lugar de fomentar los
nacionalismos”.

Sigue

Presentan en España. dos. nacionalismos”

El libro consta de 26 capítulos divididos en dos grandes
bloques: Las experiencias comunes, donde se habla de la nación como
soberanía, del juntismo o los pueblos indígenas; y Las experiencias
locales, en lugares como México, Perú o Uruguay.

Por su parte, la directora del Instituto de Investigaciones
Históricas de la UNAM, Alicia Mayer, aseguró que “la pinza temporal
de 1808 fue el arranque no de hechos aislados, sino de auténticos
procesos globales de independencia.

“La crisis sufrida en 1808 llevó a plantearse nuevas cuestiones
en torno a las autonomías, así como un nuevo modelo de poder. Fue un
proceso histórico de lucha por la libertad y defensa territorial, una
oportunidad de poner orden”, dijo.

Mayer afirmó que no hubo clara conciencia de una revolución en
búsqueda de la libertad, sino que el malestar y la tensión social
compartida en toda Iberoamérica, y la crisis de la corona española,
dieron lugar a un traspaso de soberanía en las colonias.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login