Desvirtuarían torturas a Morett juicio en su contra en Ecuador

Por Luis Onofa,

Quito.- La aplicación de presuntas torturas a la mexicana Lucía Morett por la inteligencia militar ecuatoriana desvirtuaría la imputación en su contra en un juicio vinculado a su presencia en un campamento guerrillero, afirmó un activista de derechos humanos.

Alexis Ponce, ex asesor de la Asamblea Constituyente de Ecuador e integrante de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH), dijo a Notimex que la denuncia de torturas formulada esta semana por Morett hace variar las circunstancias del proceso.

“Eso altera totalmente las circunstancias, por una sola razón: toda declaración arrancada bajo tortura es ilegal e ilegítima”, explicó Ponce. Morett enfrenta un pedido de extradición de un juez ecuatoriano en un proceso por presunto atentado a la seguridad nacional relacionada con el bombardeo colombiano a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano en 2008.

La estudiante mexicana dijo al diario ecuatoriano El Universo que fue torturada por la inteligencia militar de Ecuador en una base de Nueva Loja, a la cual fue llevada luego de haber sido rescatada tras el ataque colombiano contra el campamento de las FARC. “Fui víctima de tortura, fui amenazada con que me iban a llevar a Colombia, fui amenazada con la cárcel, me realizaron interrogatorios”, denunció.

En la entrevista, realizada en México, Morett dijo que se le aplicó “un interrogatorio extrajudicial en el que se me quitó la ropa mientras se me interrogaba” y en la que -según su testimonio- la obligaron a alterar los hechos. En el bombardeo al campamento de las FARC, el 1 de marzo de 2008, murieron unas 20 personas, entre ellas cuatro estudiantes mexicanos, un ciudadano ecuatoriano y el entonces segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes.

Ponce indicó a Notimex que, de comprobarse las torturas, caería al suelo el procedimiento contra Morett que se sigue en Ecuador por haber estado en el campamento de las FARC al momento del bombardeo por las fuerzas colombianas. A causa de ese proceso, la mexicana y dos colombianas, que también sobrevivieron al ataque, enfrentan una petición de extradición en un juicio que se ventila en Nueva Loja, capital de la provincia amazónica de Sucumbíos, lugar de los hechos.

Al referirse a la solicitud de extradición contra Morett, Ponce la calificó de “tirada de los cabellos” y recordó que ese recurso no procede desde el momento en que la mexicana solicitó refugio a un gobierno, en este caso Nicaragua, y luego volvió a su país de origen. “Pero nada de raro tendría que las prolijas autoridades de inteligencia ecuatorianas y colombianas, lo mismo que los fiscales de ambos países, encuentren motivaciones para que las autoridades mexicanas intenten esta extradición”, anotó.

Ponce dijo que siempre le pareció “sospechosamente solícita la intervención del fiscal de Sucumbíos en el caso”, al margen que ahora se conozcan las declaraciones de Morett. La mexicana fue involucrada en una investigación sobre el bombardeo colombiano iniciada por el fiscal de Nueva Loja, Wilmer Gonzabay, quien murió días atrás en esa ciudad a causa de un infarto cardiaco y cuyo deceso también está siendo investigado.

“Cualquiera pensaba que iba a solicitar información por el bombardeo a nuestro país, pero este señor (Gonzabay) actuaba bajo petición de Colombia en territorio ecuatoriano, lo que me pareció siempre sospechoso”, comentó Ponce.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login