El invierno de Cortázar para Ungaro será corto y colorido

PARÍS (AFP) – Colores contrastados, divertidos drapeados y faldas muy cortas: el diseñador Esteban Cortázar para Emanuel Ungaro propone para el próximo invierno una moda joven, alegre y refinada.

El diseñador colombiano presentó este domingo su tercera colección para la casa Ungaro en las pasarelas parisinas de prêt-à-porter femenino para la temporada otoño-invierno 2009-2010.

Con él, un viento de alegría y humor rejuvenece los códigos de la prestigiosa casa de moda. El drapeado reina en la colección, para dibujar la figura en cortos y ajustados vestidos de colores contrastados, dar volúmen a un corsé que cubre una simple camiseta blanca o entrelazar en un alegre vestido los estampados de lunares de colores diversos.

Chaquetas de tweed o cuero, a veces adornadas con apliques de cadenillas e hilos metálicos, o gruesos jerseys y chaquetones de lana acompañan las faldas, a veces abombadas pero siempre cortas, o los shorts. Los pantalones largos se ajustan a las piernas o bien se ensanchan y se hacen fluidos.

La paleta de colores vivos (fucsia, naranja, rojo, azul eléctrico) deja lugar por momentos a la elegancia del negro y el gris.

Bajo las cortísimas faldas, las piernas se cubren de leotardos de todos los colores que se adornan con apliques brillantes.

Sumamente aplaudido, Cortázar explicó después del desfile que quiso proponer una moda “informal y joven” que “dé energía”, permitiéndose todas las mezclas, con las “que se divirtió muchísimo”. “De alguna manera he encontrado esa joven con la que quiero divertirme y evolucionar”, dijo.

Tras esta tercera colección, el presidente de la casa Ungaro, Mounir Moufarrige, manifestó su satisfacción por el trabajo de su joven diseñador y dio cuenta de “progresos” en las ventas de la firma, aunque rehusó dar cifras.

Por su parte, Karl Lagerfeld transformó el casco de moto en accesorio de moda, cubriéndolo de pieles o de pedrería. “Todo el mundo utiliza cascos, y no siempre sientan bien”, pensé que “era una cosa actual”, explicó el diseñador. Los cascos Lagerfeld se combinan con pantalones negros ajustados o con un clásico traje sastre que se superpone a un pantalón.

Lagerfeld propone hombros marcados y agrandados por un agregado de tela o piel. Se trata de “poner sobre el hombro una especie de puente que marca toda la silueta, dándole fluidez y movimiento”, dijo.

Christian Lacroix propuso una colección sobria y oscura, inspirada de los Tudor: vestidos drapeados, faldas cortas, rectas de encaje negro o plisadas, chaquetas ajustadas y abrigos de mangas abuchonadas. Los adornos son discretos, un poco de bordado o encaje, un lazo o un cuello de pieles.

En la época de crisis que vivimos “un poco de simplicidad no le hace mal a nadie”, declaró el diseñador. “No tenía ganas de rosa, al principio había algunos estampados que finalmente suprimí. El negro es un color bello”, agregó.

You must be logged in to post a comment Login