Prepara Perú magna muestra sobre el ecuatoriano Oswaldo Guayasamín

México, 9 Mar (Notimex).- Diversos recintos de Lima, Perú,
albergarán en julio próximo la más grande exposición montada hasta
ahora en ese país del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, cuya
muerte ocurrió hace una década, el 10 de marzo de 1999.

Sugún un diario ecuatoriano, se trata de obra inédita que podrá
ser apreciada en la Sala “Pancho Fierro”, del cercado de Lima, en el
auditorio del Instituto Cultural Peruano-Norteamericano y en la sala
de exhibiciones “Cori Wasi”, de la entidad, con motivo del
aniversario de Independencia de la nación andina.

De su trabajo destacan retratos de personalidades mundiales,
como el presidente cubano Fidel Castro, el Premio Nobel 1982 Gabriel
García Márquez, el Papa Juan Pablo II o el presidente cubano Fidel
Castro, a quien retrató en tres ocasiones.

Se calcula que el pintor realizó cerca de tres mil retratos,
entre los que se encuentran grandes figuras mundiales, artistas y
amigos, además de importantes murales.

Su legado asciende a siete mil obras repartidas en colecciones
públicas y privadas, museos, galerías, sedes de organismos
internacionales y fundaciones de distintos países, según
espacilistas.

Nacido el 6 de julio de 1919, en Quito, Ecuador, en el seno de
una familia pobre, Oswaldo mostró pronto sus habilidades para el
dibujo con maestros y compañeros de clase; renovando los anuncios de
la tienda de su madre y más tarde vendiendo cuadros con paisajes y
retratos de estrellas de cine.

En 1932, Guayasamín ingresó a la Escuela de Bellas Artes de
Quito, época en la que tuvo lugar la Guerra de los cuatro días, un
movimiento obrero, en el que murió su gran amigo Manjarrés, hecho que
más tarde inspiró su obra “Los niños muertos”.

Dejando atrás la tragedia, en 1941 obtuvo el diploma de pintor y
escultor, tras haber seguido también estudios de arquitectura. Un año
más tarde expuso por primera vez en una sala particular de Quito,
provocando un escándalo en la sociedad de su época.

A decir de sus biógrafos, aunque la crítica consideró su trabajo
como un enfrentamiento con la exposición oficial de la Escuela de
Bellas Artes, muchos apreciaron la exposición, como el magnate Nelson
Rockefeller, quien ayudó al joven pintor.

Sigue.

Prepara Perú/dos/pintor.

Más tarde viajó a México, donde fue el asistente del maestro
José Clemente Orozco; también entabló amistad con el poeta Pablo
Neruda y un año después viajó a Perú, Brasil, Chile, Argentina y
Uruguay, cuyos indígenas se convirtieron en la temática del pintor
ecuatoriano.

Su obra pronto le valió importantes reconocimientos, entre
ellos, la presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en 1971;
la creación de la Fundación Guayasamín, en 1976, y el nombramiento,
en 1978, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en
España. Así como varias condecoraciones oficiales y doctorados
Honoris Causa en América y Europa.

En 1982 se inauguró en el Aeropuerto de Barajas, en Madrid, un
mural de 120 metros que el ecuatoriano elaboró con acrílicos y polvo
de mármol, en el que representó a España y a Hispanoamérica; seis
años después entregó al Congreso Ecuatoriano un mural de 360 metros
cuadrados que quedó instalado en el salón de sesiones del Congreso.

El gobierno estadounidense criticó dicha pintura en la que
aparece un casco nazi con las siglas “CIA”, en alusión a la Agencia
Central de Inteligencia.

Luego donó un mural a la UNESCO, que se instaló en la entrada de
la sede de ese organismo en París y que está dedicado a los millones
de niños que mueren cada año de hambre en el mundo.

Entre los méritos del ecuatoriano están haber pintado el mural
principal de la sede permanente del Parlamento Latinoamericano,
inaugurado en 1992, año en que recibió el Premio “Eugenio Espejo”, el
principal galardón cultural otorgado por el gobierno ecuatoriano.

En enero de 1993, viajó a Cuba para inaugurar su casa-museo en
La Habana, ocasión en la que anunció que su primer cuadro en ese país
sería un nuevo retrato del presidente cubano, en sus palabras, “la
primera persona de los cientos de retratos que he hecho que no puedo
captar de una sola vez”.

En su carrera se cuentan alrededor de 180 exposiciones
individuales, con obra en todas las capitales de América, además de
importantes ciudades europeas como Leningrado, Moscú, Praga, Roma,
Madrid, Barcelona, París y Varsovia.

Durante sus últimos días, el maestro se refugió en su residencia
debido a un serio problema ocular que lo aquejó hasta el día de su
muerte, el 10 de marzo de 1999.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login