Formas de ahorrar dinero y proteger el medio ambiente

(CL) — En la medida que el año 2008 llegaba a su fin, la principal preocupación en la mente de millones de personas en todo el mundo era la economía. Si bien el precio del combustible volvió a la normalidad, esto se debe en gran medida a la crisis económica global.

Gracias a la naturaleza variable de la economía, con descensos sin precedentes en la bolsa de valores, seguidos por recuperaciones igualmente sorprendentes, cada vez más personas buscan maneras de proteger sus intereses financieros. Para muchos, esto equivalía a algunos cambios cotidianos para evitar los gastos y ahorrar dinero.

Un efecto colateral positivo ha sido el impacto en el medioambiente, pues la protección de las finanzas personales ha provocado que muchas personas?de manera intencional o inconsciente?protejan la ecología.

Para aquellos que deseen ahorrar y lograr al mismo tiempo un impacto positivo en el medioambiente, la Agencia de Protección del Medioambiente (Environmental Protection Agency, EPA) ofrece los siguientes consejos:

Considerar la compra de nuevos equipos electrodomésticos: Aunque es probable que no se haya incluido en su presupuesto la sustitución inmediata de los electrodomésticos ya existentes, cuando alguno comienza a deteriorarse, EPA aconseja sustituirlo con aquellos que llevan el sello Energy Star.

Explicaron que la adquisición de equipos Energy Star no sacrifica la calidad, y pueden ahorrarles a los dueños de viviendas cerca del 30 por ciento de sus costos anuales por consumo de energía. En dependencia de las dimensiones de la vivienda, esos ahorros pudieran ser considerables.

Desconectar los equipos cuando se vaya a salir de casa: Uno de los principales y más silenciosos responsables de los altos costos de consumo de energía son los electrodomésticos que se dejan conectados cuando no se están usando.

Por ejemplo, las consolas de videojuegos consumen con frecuencia grandes cantidades de energía, incluso cuando no se utilizan. La desconexión de esos equipos cuando no se usan y cuando no se va a estar en casa, se materializan potencialmente en ahorros considerables.

Reparar cualquier sistema que se necesite: Los sistemas de acondicionamiento de aire o refrigeración con escapes son altamente ineficientes, y podrían estar costando cantidades sustanciales de dinero. Un viejo calentador de agua equivale también a mayor consumo.

Examinar los sistemas de acondicionamiento de aire cada primavera, antes de la llegada de la temporada veraniega. Si se detecta que algunos productos que se han colocado en el refrigerador o congelador no se enfrían lo suficiente, podría tratarse de un escape u otro problema que está costando dinero.

Estar atento al sistema de calefacción y acondicionamiento de aire, particularmente si se tiene algunos años, y llamar a un mecánico si se detecta cualquier problema.

* Asegurarse de que la vivienda tiene el aislamiento térmico adecuado: Una vivienda con aislamiento térmico insuficiente costará mucho más a la hora de poner a funcionar la calefacción o el aire acondicionado.

Por tanto, la debida inspección, sustitución o incorporación del aislamiento en el hogar es una forma garantizada de evitar gastos innecesarios. Hacer que inspeccionen el aislamiento térmico lo antes posible, antes de que llegue el invierno.

Ahorrar agua: Una de las formas más fáciles de ahorrar y disminuir los gastos mensuales por concepto de utilidades es el uso más responsable del agua.

Esto puede lograrse duchándose brevemente en vez de darse largos baños; cerrar el grifo cuando está cepillándose los dientes o afeitándose; cargando suficientemente la lavadora y la secadora, y reparando todos los escapes. Para una relación más extensa de maneras de ahorrar agua en el hogar, visitar el sitio Web de EPA, www.epa.gov.

You must be logged in to post a comment Login