Mayoría progresista en Estados Unidos gracias a minorías

Estados Unidos avanza hacia una mayoría progresista, atribuible en parte al crecimiento de las minorías hispana y afroamericana, dijo un informe del Centro para el Progreso Americano (CAP).

Entre 1988 y 2008, la participación de votantes de las minorías, que tienden a votar por el Partido Demócrata, se incrementó en 11 puntos porcentuales, y el de los votantes universitarios blancos crecientemente progresistas aumentó cuatro puntos, señaló el informe.

En contraste, la participación de votantes anglosajones de la clase trabajadora, que se han mantenido como conservadores, bajó 15 puntos porcentuales.

Ese cambio benefició al ahora presidente demócrata Barack Obama en los comicios de 2008 que ofreció un programa progresista que incluyó cobertura médica universal, un cambio drástico hacia una economía eficiente de energía e inversiones en la educación.

Asimismo, Obama favorece gastos sustanciales y mayor regulación del gobierno para enfrentar la crisis económica y un esfuerzo cooperativo en las relaciones internacionales.

Obama consiguió el 53 por ciento del voto popular frente al 46 por ciento de su rival conservador, el senador republicano John McCain, y ganó el voto del Colegio Electoral por un margen de 365 contra 173.

Al mismo tiempo, se han registrado cambios geográficos favorables a los progresistas, en particular en los estados más disputados en la pasada contienda electoral.

La mayoría de la población estadounidense estará conformada por las minorías en 2042. En 2050 la población hispana se duplicará del 15 al 30 por ciento, la asiática del 5 al 9 por ciento y la afroamericana del 14 al 15 por ciento.

Otros cambios demográficos han acentuado la ventaja de los progresistas tomando en cuenta a la Generación del Milenio, que son los nacidos entre 1978 y 2000.

Entre los aptos para votar, Obama recibió el apoyo del 66 por ciento de esos votantes en los comicios de noviembre último.

Los progresistas también se han beneficiado por el creciente apoyo de los profesionales así como mujeres solteras y universitarias e incluso por el aumento de la diversidad religiosa, especialmente entre los no afiliados.

Para los comicios de 2016, es probable que Estados Unidos ya no sea un país cristiano de mayoría blanca, indicó el informe del CAP.

Otros avances progresistas desde 1988 se registraron no solamente en centros urbanos de grandes áreas metropolitanas sino en las crecientes zonas suburbanas.

Sin embargo, un crecimiento mínimo se registró en áreas metropolitanas más pequeñas y en reducidas localidades rurales. En los condados rurales menos poblados y más aislados los progresistas perdieron terreno.

NOTIMEX/

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login