Alientan armas y dinero de EU violencia en México

Las armas y las ganancias por la venta de las drogas en Estados Unidos, y en algunos casos los precursores químicos para los narcóticos, alimentan la violencia en México, dijo el legislador estadounidense John Tierney.

“El uso de drogas en Estados Unidos crea miles de millones de dólares en ganancias ilícitas que luego las usan los cárteles mexicanos para comprar armas estadounidenses”, apuntó Tierney en una de las audiencias que realizó el Congreso sobre la violencia en la frontera con México.

“Esto es un ciclo vicioso que sencillamente debemos romper”, recalcó el congresista demócrata, presidente del subcomité de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre las seis mil muertes en 2008 y mil en 2009 en México vinculadas con la violencia del narcotráfico.

Las audiencias no se tratan sólo de la Iniciativa Mérida y otros esfuerzos para ayudar al gobierno mexicano en su lucha antidrogas, sino también para “mirar dentro de nuestras propias fronteras”, subrayó.

Señaló que hay que analizar “nuestro propio consumo de drogas, nuestras propias leyes de armas y nuestras propias iniciativas contra el lavado de dinero” y lo que Estados Unidos puede hacer para responder al problema “en este lado de la frontera”.

Con esa opinión coincidió el legislador Jeff Flake, el republicano de mayor rango en el subcomité, quien recalcó que el presidente mexicano Felipe Calderón “ha dado pasos firmes para liberar a su país de la corrupción; lo aplaudo por sus esfuerzos y le deseo mucho éxito”.

Andrew Selee, director del Instituto del Centro Woodrow Wilson, dijo que entre 10 mil millones y 25 mil millones de dólares son enviados a México “para alimentar a los cárteles”, y parte del dinero se usa para comprar armas casi siempre en locales estadounidenses.

“Cuando vemos la violencia en la frontera y sus profundas consecuencias para la democracia y el Estado de derecho, debemos reconocer que nuestro país alberga a los que consciente o inconscientemente financian y equipan a organizaciones del crimen organizado”, recalcó. El analista pidió mayores esfuerzos para reducir el consumo de drogas en Estados Unidos e interrumpir el flujo de dinero y armas a los cárteles en México.

Tom Díaz, del Centro de Políticas sobre la Violencia, dijo que los cárteles buscan armas militares cada vez más sofisticadas como los rifles Barret calibre .50, Colt AR-15 calibre .223, AK-47 calibre 7.62 y la pistola FN calibre 5.57, más conocida como “matapolicías”.

“El mercado estadounidense de armas no sólo hace fácil el tráfico de armas de estilo militar”, sino que lo permite por las leyes flexibles y los “despiadados diseños” de la industria de armas en las últimas décadas, puntualizó.

Cada vez más cocaína de cárteles colombianos y mexicanos tienen como destino “los emergentes mercados” de Rusia y Europa, sostuvo Michael Braun, del grupo privado de seguridad Spectre Group International, que pidió más apoyo de otros gobiernos a los esfuerzos antinarcóticos.

Por su parte, funcionarios del Departamento de Seguridad Interna (DHS) destacaron los esfuerzos del gobierno del presidente estadounidense Barack Obama para responder a la amenaza del narcotráfico en la zona fronteriza mediante herramientas tecnológicas y de inteligencia.

El vicealmirante Roger Rufe, director de la Oficina de Coordinación del DHS, dijo que la entidad federal está expandiendo un plan de contingencia frente a desafíos “actuales y emergentes de seguridad” en la zona fronteriza.

El plan permitirá que la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, responda de una manera “gradual, flexible y escalable” a la “miríada de amenazas y eventos” que se pueden producir en la frontera, sostuvo. Salvador Nieto, comisionado asistente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, destacó el desarrollo del Marco Analítico de Inteligencia para detectar, localizar y analizar “redes terroristas, redes narcotraficantes y amenazas similares”.

You must be logged in to post a comment Login