Dale Salvadoreño, pero con ganas

Por Omar Henríquez*

Como alguien que escribe, sé que los escritores lo hacemos primordialmente porque deseamos que lo escrito sea publicado y ampliamente leído.

Pero lo más importante es que lo escrito sea claramente entendido. No importa el tema, con lograr que el lector entienda y quede informado, la misión del escritor se cumple. Intentare con estas letras lograr este objetivo.
..
Aprendí a escribir, escribiendo. La Tribuna Hispana USA, La voz y pensamiento de la comunidad, me ha permitido publicar mis escritos, en los que trato de reflejar y proyectar el sentir de la comunidad a la que pertenezco.

Esta vez, el reto es mayor, ya que algunos miembros de la comunidad salvadoreña, afectados por el engaño y las mentiras, conscientes o inconscientemente, les costará entender lo que la mayoría del pueblo ya entendió.

El Salvador como país necesita el cambio que representa el FMLN con Mauricio Funes

Al igual que muchos, he leído y he sido expuesto a numerosos artículos y reportajes sobre las elecciones presidenciales de este 15 de marzo. La mayoría resalta la importancia histórica de las elecciones. Nunca antes en la historia política de El Salvador, se ha estado tan cerca de poder cambiar democráticamente la historia triste que al país le ha tocado vivir.

Decir que es un tema polémico, sería lo más fácil. Todo tipo de elecciones políticas lo son. La más reciente experiencia de este trascendental evento político fue la elección del ahora presidente Obama. De cierta manera y como seguí de cerca su desarrollo, la comparo con las elecciones presidenciales en El Salvador.

¿Por qué digo esto? Simplemente porque fuimos testigos de la campaña sucia o negativa como se le denomina aquí en los Estados Unidos, en contra de Obama. Al mismo tiempo estamos siendo testigos de la campaña re-sucia en contra de Mauricio Funes, el que ahora se ha convertido en el candidato de la esperanza de todo un pueblo que necesita no solo esperanza, sino también confianza; de un pueblo que al igual que el de los Estados Unidos, clama y necesita el cambio.

Al igual que Obama, Mauricio está siendo sujeto de las más viles y bajas mentiras. Al igual que Obama, como no pudieron atacar su carácter, inteligencia y su serio compromiso por sacar al país del hoyo de donde se encuentra, tratan de devaluarlo y descalificarlo, con tantas calumnias y mentiras, que resultan vergonzosas, y ponen al descubierto como basura aquellos que las crean y las hacen públicas.

A los votantes estadounidenses, al igual que a los votantes salvadoreños, los expusieron a cuantiosas y costosas campañas de desinformación, en otras palabras, puras mentiras acerca del candidato y de sus propuestas por sacar al país adelante.

La desinformación, mentiras y el uso del infundado miedo, fueron usadas en la campaña en contra de Obama. Lo mismo están haciendo en contra de Mauricio Funes.

Aún recuerdo lo que decían. Obama es un talibán y musulmán escondido, Obama no es americano. Obama impondrá el socialismo. Obama carece de experiencia para ser presidente. En este caso, la verdad, la voluntad y decisión de los votantes, se impuso sobre el miedo y las mentiras. También la libre expresión y decisión democrática de los votantes truncó cualquier intento de fraude.

No quiero dar la impresión de que El Salvador se pueda comparar con Estados Unidos. Ellos son la mayor potencia económica y militar del mundo. Y en lo que campañas políticas negativas o sucias se refiere, ellos son los maestros.

Basta recordar que en la última elección presidencial en El Salvador políticos de Estados Unidos irresponsables, sin ética, ni vergüenza, se prestaron a la campaña del miedo ayudando con mentiras al gane de la desastrosa administración arenera del presidente Saca.

Y basta recordar la manera que George W. Bush logró acceder a la presidencia. Con el fraude en Florida en contra de Al Gore, y con el fraude de Ohio en contra de Kerry.

En El Salvador, el fraude y la corrupción, por parte de los gobier

You must be logged in to post a comment Login