Confusión sobre la eucaristía entre católicos

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI advirtió la existencia de una “confusión” sobre el sacramento de la eucaristía como consecuencia de una interpretación reduccionista del Concilio Vaticano II.

El pontífice recibió en audiencia en el Palacio Apostólico a un grupo de participantes en la asamblea plenaria de la Pontificia Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, que analizó el tema en los últimos días.

Al tocar uno de los temas más debatidos en la historia de la Iglesia católica y en los últimos años, el Papa identificó ciertas “desviaciones” que han “contaminado” la renovación de la liturgia tras el concilio.

Esa reunión de obispos de todo el mundo que duró de 1962 a 1965 marcó un cambio total de la misa católica permitiendo, entre otras cosas, su celebración en las lenguas originales de los diversos países y no en latín como se pronunciaba antes.

En su mensaje de este viernes, Benedicto XVI ponderó que una interpretación superficial del Concilio Vaticano II ha provocado que algunas ceremonias demuestren una “comprensión reduccionista del misterio eclesiástico”.

El Papa también sostuvo que durante la misa el pan se convierte, sustancialmente, en el cuerpo de Cristo. Esta doctrina no es reconocida por grupos cristianos llamados “protestantes” y ha marcado históricas divisiones en la Iglesia.

“La doctrina de la transubstanciación del pan y del vino, de la presencia real son verdad de fe evidente ya en las sagradas escrituras. Pan y vino se convierten en su cuerpo y sangre”, insistió.

Agregó que “en la eucaristía se vive la fundamental transformación de la violencia en amor, de la muerte en vida, ella arrastra después consigo otras transformaciones”.


Solidaridad de obispos con el Papa

Ciudad del Vaticano.- Obispos del mundo expresaron su solidaridad al Papa Benedicto XVI tras su carta difundida el jueves en la que lamentó la “avalancha de críticas” en su contra por haber levantado la excomunión a cuatro obispos lefebvristas.

El secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, afirmó que “el Papa no está solo” y todos sus colaboradores le son “lealmente fieles” y están “profundamente unidos a él”. El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares, compartió por su parte la “amargura” y “el sufrimiento” del obispo de Roma por quienes cuestionaron su decisión.

El jueves El Vaticano dio a conocer una carta del Papa a los obispos del mundo en la cual explicó las razones que lo movieron a perdonar la excomunión a cuatro prelados lefebvristas, entre ellos uno que negó de manera pública el Holocausto.

En la misiva reconoció “errores de gestión” en el caso, que provocó la peor crisis católico-judía de los últimos años, y lamentó que en la Iglesia católica “muchos se muerden y se devoran mutuamente”.

En apoyo al Papa salieron poco más de 100 obispos del mundo, quienes participan en Roma de un encuentro del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales y entregaron una carta firmada por ellos en la cual expresaron su cercanía al líder religioso. Según la Radio Vaticano la solidaridad hacia el pontífice llegó de diversos países de Europa, entre ellos Bélgica cuyos pastores calificaron la misiva de Benedicto XVI como “al mismo tiempo humilde y fuerte”.

“Su contenido muestra claramente que la remisión de las excomuniones a los cuatro obispos tradicionalistas quiere ser un gesto de reconciliación y no una puesta a debate del Concilio Vaticano II”, agregaron.

Los prelados de Inglaterra y Gales consideraron que el documento demuestra un “fuerte empeño” del Papa “por el diálogo interreligioso, sobre todo con los judíos, y el diálogo ecuménico con los demás cristianos”. Otros mensajes de aliento llegaron de las conferencias episcopales de Austria, España, Francia, Alemania y Suiza.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login