Esperan avances en agenda hispana con reforma de salud

Activistas esperan avances en la denominada “agenda hispana” con la reforma del sistema de salud para mediados de este año, que permita enfrentar otros asuntos urgentes relacionados con la educación y la inmigración.

El primer obstáculo fue vencido tras la aprobación reciente del Programa Estatal de Seguro Médico Infantil (SCHIP) que permitirá atención médica a niños y mujeres embarazadas que son inmigrantes legales.

Esos inmigrantes ya no tendrán que esperar cinco años para recibir servicios de salud bajo la “ridícula” ley anterior que les negaba ese derecho pese a que están legalmente en el país y pagan impuestos, dijo Ron Pollack, director de la organización sin fines de lucro Families USA.

Un reforme reciente de Families USA, que defiende un mayor acceso a los servicios médicos, indicó que más de la mitad de los hispanos, casi 24 millones o el 55.1 por ciento, carecieron de seguro médico en algún momento entre 2007 y 2008.

La cifra fue mayor a la de los afroamericanos con el 40 por ciento y los anglosajones con el 25.8 por ciento, de acuerdo con la organización.

Pollack, quien participó en la reciente Cumbre de Salud convocada por el presidente Barack Obama con distintos representantes del sector, dijo el viernes a reporteros que espera que el Congreso apruebe un proyecto de ley para antes del receso de verano en julio próximo.

Agregó que, a diferencia de los intentos de la administración del ex presidente Bill Clinton en la década pasada, en la actualidad hay un mayor consenso de diferentes grupos de la industria para responder a los desafíos pese a la crisis económica que vive el país.

Una reforma buscaría un seguro médico universal que favorecería a 46 millones de estadounidenses que carecen de ese beneficio y cerraría la brecha de acceso a servicios de salud entre las minorías raciales y étnicas del país, señaló.

El esfuerzo entre el gobierno y el sector privado buscará atender a las millones de personas que están perdiendo sus empleos y corren el riesgo de quedar sin seguro médico, a lo cual se agrega la reducción de beneficios que ofrece el empleador debido a los crecientes costos.

Asimismo, se buscará la digitalización de los expedientes médicos para un mejor acceso al historial de los pacientes y habrá un enfoque en la prevención para evitar que personas sin seguro acudan a la sala de emergencia cuando los riesgos y costos son más elevados.

El presidente Obama ha asignado 634 mil millones de dólares en una “cuota inicial” en un plazo de 10 años hacia una reforma a fin de reducir los crecientes costos médicos y ofrecer servicios médicos de calidad a un mayor sector de la población.

Los presidentes de tres influyentes comités de la Cámara de Representantes enviaron la semana pasada una carta a Obama en la que se comprometieron a enviarle a mediados de este año un proyecto de ley sobre la reforma de salud.

Ellos son Henry Waxman, presidente del Comité de Energía y Comercio; George Miller, presidente del Comité de Educación y Trabajo, y Charles Rangel, presidente del Comité de Medios y Arbitrios.

Jane Delgado, presidenta de la Alianza Nacional para la Salud de los Hispanos, dijo que en la reciente Cumbre de la Casa Blanca sobre la salud hubo “un sentido de urgencia para actuar por la meta común de lograr acceso y mejorar la calidad de la atención médica”.

El SCHIP cubrirá a casi dos millones de niños hispanos sin seguro, destacó Delgado, que resaltó además fondos del recién aprobado paquete de estímulo económico, el programa de asistencia Medicaid, subsidios a los que carecen de seguro y mayores servicios comunitarios.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login