Acciones para frenar tráfico de armas a México

Senadores demócratas y republicanos reconocieron que Estados Unidos debe hacer más para atajar el consumo de drogas y el tráfico de armas que alimentan el problema del narcotráfico en México.

El presidente del subcomité sobre Crimen y Drogas del Comité Judicial del Senado, el demócrata Dick Durbin dijo que Estados Unidos debe “adoptar acciones” para reducir la adicción a las drogas y frenar el trasiego de armas y dólares en efectivo a México.

Durbin sugirió la posibilidad de expandir el programa de rastreo de armas “eTrace” a México y América Central, y sostuvo que el Congreso no puede permitirse estar “dividido” en el tema del apoyo a México y al presidente Felipe Calderón.

El senador Lindsay Graham, el republicano de más alto rango del subcomité, coincidió en que Estados Unidos no puede hacer una mejor “inversión” que ayudar a México y diseñar un enfoque integral “para ganar la guerra” contra las drogas.

“Es inaceptable que 93 por ciento de las armas decomisadas en México procedan de Estados Unidos. Debemos poner fin a eso”, dijo por su parte la senadora demócrata Dianne Feinstein.

La legisladora dijo haber recibido una carta del embajador mexicano en Washington, Arturo Sarukhan, en la que pide que Estados Unidos haga más en el tema de las armas, como hacer cumplir la Ley de Control para la Exportación de Armas y asignar más fondos para la Oficina de Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF).

Feinstein señaló que como senadora no entiende por qué no hay una “regulación seria” para la venta de armas calibre .50, usadas por cárteles del narcotráfico en México.

La legisladora anunció asimismo que el Senado planea reactivar el Consejo sobre Control Internacional de las Drogas, para dedicar más atención al problema del narcotráfico.

La audiencia formó parte de una serie de seis sesiones realizadas hasta ahora en el Congreso relacionadas con México, la Iniciativa Mérida o los cárteles del narcotráfico.

México es una democracia “vibrante”

El jefe del Comando Norte de Estados Unidos, general Victor Renuart, descartó en el Congreso la necesidad de militarizar la frontera sur, y sostuvo que México carece de las características de un “Estado fallido”.

Ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Renuart destacó que el presidente mexicano Felipe Calderón ha enfrentado “valerosamente” a los cárteles del narcotráfico y se mantiene involucrado “agresivamente” en la lucha contra las drogas.

“México no exhibe las características”, respondió el militar a la pregunta sobre si el vecino país es un Estado fallido, y añadió que se mantiene como una “vibrante y activa” democracia.

El general subrayó en particular el “éxito” del despliegue de militares mexicanos en Ciudad Juárez, septentrional estado mexicano de Chihuahua.

Interrogado por los legisladores sobre si es necesario desplegar tropas en la frontera con México, Renuart sostuvo que “la militarización de nuestra frontera no debe ser nuestro enfoque”.

“Los militares tienen un papel que desempeñar dando asistencia a las agencias policiales”, abundó.

Asimismo, el general sostuvo que “la violencia ha empezado a calmarse”.

Por su parte, el jefe del Comando Sur, almirante James Stavridis, sostuvo que el problema del narcotráfico no se reducirá a menos que se ataque el problema del consumo de drogas en Estados Unidos y que exista una estrategia regional contra las drogas.

Señaló que Estados Unidos y los países de la región deben trabajar en temas como la pobreza extrema y la desigualdad que subyacen a muchos de los problemas sociales en América Latina.

Legisladores demócratas y republicanos pidieron a los militares propuestas para ayudar específicamente a México y expresaron su preocupación de que los problemas de violencia crucen a Estados Unidos.

Tanto Renuart como Stavridis coincidieron al respecto en su apoyo a la Iniciativa Mérida, que ha incluido la aprobación de 700 millones de dólares para

You must be logged in to post a comment Login