Preocupan al Papa superstición, familia y pobreza en Africa

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI expresó su preocupación por el impacto de la religiosidad supersticiosa, los problemas de las familias y la pobreza en Africa, al hablar con obispos de Camerún.

En el segundo día de su gira por el llamado “continente negro”, el pontífice se reunió con el presidente camerunés, Paul Biya, en el Palacio de la Unidad de la ciudad de Yaoundé.

Al finalizar ese encuentro, se dirigió hasta la Iglesia Christ-Roi donde saludó a un grupo de obispos y en un mensaje habló sobre los desafíos más importantes del catolicismo en el país.

“Las dificultades debidas en especial modo al impacto de la modernidad y de la secularización con la sociedad tradicional les incitan a preservar con determinación los valores fundamentales de la familia africana”, dijo.

Por eso, agregó, los pastores al promover la pastoral familiar se empeñan en favorecer una mejor comprensión de la naturaleza, de la dignidad y del rol del matrimonio que requiere un amor indisoluble y estable.

Se mostró preocupado por el desarrollo de sectas y movimientos esotéricos así como la “creciente influencia de una religiosidad supersticiosa” y el relativismo entre las poblaciones africanas.

Reconoció el papel de los laicos y de las asociaciones femeninas en varios sectores de la misión de la Iglesia lo cual –apuntó- demuestra una “real conciencia” de la dignidad de la mujer y su específica vocación en la comunidad eclesial y en la sociedad.

A los obispos, Benedicto XVI animó “vivamente” a perseverar en sus esfuerzos por dar una “sólida formación” a los laicos para que puedan desarrollar “plenamente” su rol de animación cristiana del orden temporal, político, cultural, económico y social.

Según el líder religioso, en el actual contexto de la globalización, la Iglesia tiene un “interés particular” por las personas más necesitadas.

“Los pastores deben ser los principales defensores de los derechos de los pobres, promover y favorecer el ejercicio de la caridad, manifestación del amor de Dios por los más pequeños”, recomendó.

Aseguró que la comunidad católica es una “verdadera familia de Dios”, reunida por el amor fraterno que excluye todo etnocentrismo o particularismo excesivo contribuyendo a la reconciliación y a la cooperación entre las etnias para el bien de todos.

“Es deber de los cristianos –añadió-, especialmente quienes tienen responsabilidades sociales, económicas, políticas, dejarse guiar por la doctrina social de la Iglesia para contribuir a la construcción de un mundo más justo en el cual cada uno pueda vivir dignamente”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login