Brasil: salida de hacendados de reserva marca rumbo de política indigenista

BRASILIA (AFP) – La decisión judicial de desalojar hacendados de una de las mayores reservas de Brasil constituye una gran victoria para los indígenas y un precedente que marca definitivamente el rumbo de la política indigenista del país, apuntaron expertos este viernes.

Para Saulo Feitosa, secretario adjunto del Consejo Indigenista Misionero (CIMI), fue “una gran victoria, porque la decisión demolió el discurso que hacendados usaron durante décadas para cuestionar la integridad de las reservas indígenas”, según dijo a la AFP.

En la noche del jueves, el Supremo Tribunal Federal (STF) brasileño decidió por 10 votos a uno que la reserva indígena Raposa Serra do Sol -de 17.000 Km2 y situada en el norteño estado de Roraima- debe mantenerse intacta y que los productores de arroz instalados en el territorio deben abandonar el lugar.

En la visión de Feitosa “se trata de una victoria importante porque va tener un impacto directo en otros procesos judiciales, relativos a otras reservas, que están en trámite”.

Feitosa mencionó el caso de la reserva Caramurú, en el estado de Bahía, donde productores de cacao reivindican la división del territorio para poder permanecer, pretensión que la decisión adoptada por el STF el jueves invalida.

No obstante, el STF introdujo en su decisión sobre Raposa Serra do Sol un conjunto de 19 condiciones, cuyo alcance y redacción final aún deben ser definidos por el juez responsable del caso, Carlos Britto.

“Una de las condiciones prevé la participación de gobiernos estatales y municipales en la definición de reservas. Como hemos visto, esos poderes están habitualmente presionados por hacendados, cuyo interés nunca es fortalecer a los indígenas”, dijo Feitosa.

Incluso, añadió, “no ha quedado completamente claro si todas o algunas de esas 19 condiciones se aplicarán a otras reservas o si son específicas para el caso de Raposa Serra do Sol. Pero ha sido un avance enorme y consagró el principio de que la delimitación de reservas se hace de forma continua”.

Por su parte, el vicecoordinador del Consejo Indigenista de Roraima, Terencio Wapichana, dijo a la AFP que, “luego de 30 años de lucha, conseguimos una victoria y haremos una gran fiesta con nuestras danzas tradicionales. Pero aún debemos discutir las 19 condiciones suplementarias impuestas”.

Para Vincenzo Lauriola, consejero de la estatal Fundación Nacional del Indio (Funai), podría tratarse de “una victoria pírrica. Es una victoria para Raposa Serra do Sol, pero podría ser el preludio de derrotas más importantes en el futuro”, en caso de que los gobiernos municipales o estatales cedan a presiones de los hacendados.

Al conocerse la decisión del STF, el presidente de la Funai, Marcio Meira, había saludado la ocasión como “una gran victoria de los indígenas” para agregar que “consagra la política en favor de las garantías y los derechos de los pueblos indígenas”.

“Esta decisión es un alivio considerable no sólo para los 20.000 indígenas que viven en Raposa, sino también para centenas de otros miles que viven en el país”, estimó de su lado la organización no gubernamental de defensa de los pueblos indígenas, Survival International.

En litigio desde hace más de tres décadas, la reserva de 17.000 km2 fue creada por el gobierno en 2005, cuando el Estado dio un año de plazo para que los pobladores blancos abandonasen el área. Pero en 2008, una operación de desalojo de la policía fue suspendida para que la justicia analizara el caso.

Ahora, el momento exacto del desalojo será decidido por el juez relator del proceso.

You must be logged in to post a comment Login