Los oportunistas saludan al nuevo presidente salvadoreño

Lo decíamos en un comentario anterior: los testaferros son como los camaleones, cuando la cobija que los arropaba se ha roto, los funcionarios medios como Óscar Bonilla, Federico Hernández Aguilar, Rafael Menjívar Ochoa, Raúl Beltrán Bonilla, entre otros, que durante la campaña electoral se convirtieron en propagandistas del partido Arena y atacaron sin piedad a la fórmula presidencial del FMLN, ahora felicitan a los nuevos gobernantes y se desbordan en lisonjas y congratulaciones.

A toda costa buscan conservar “su puesto” para seguir viviendo del presupuesto nacional.

Cuando ellos, amparados en organizaciones de fachada como El Foro Permanente por la Libertad, Fuerza Solidaria, Mujeres por el Trabajo, Cruzada pro Paz y Trabajo y más, lanzaban improperios y una de las más agresivas y sucias campañas de desprestigio que conoce la historia reciente de El Salvador, les dijimos que nada más estaban sirviendo a los más oscuros y perversos intereses de la oligarquía.

Nada de lo que hacían iba en beneficio del pueblo salvadoreño, de las mayorías poblacionales; además del salario recibido por prestarse a maniobras denigrantes, también intentaban asegurarse su “cargo” público. El destino les tenía preparada una sorpresa.

En la hora estelar de la patria, en “El turno del ofendido”, como bien lo dijo el presidente Funes, al citar un poema de Roque Dalton García, se filtra el oportunismo: ahora es bueno el tiempo para manifestar su “apoyo””hipócrita al presidente electo, mientras que debajo de la mesa, como es su costumbre, lanzan dardos y propalan toda clase de rumores en un afán de ir desestabilizando al nuevo gobierno por tomar posesión el 1 de junio; siguen creando incertidumbre y colocándose al lado de “los grandes empresarios” que ya no hablan de “irse del país” o de que “nuestras libertades están en peligro”” sino de “darle el beneficio de la duda al presidente Funes” y “colaborar en todo lo que esté a nuestro alcance”. ¡Raza de víboras!

Lo hemos dicho y lo reiteramos: la fórmula presidencial y el partido FMLN están en el deber de tender puentes, de concertar y hablar de impulsar un “gobierno de unidad”; pero nosotros estamos en la obligación de señalar y ubicar a los oportunistas, a los testaferros, a los corruptos, a los colaboradores de los torturadores del pueblo, a personas jurídicas y naturales que antes y ahora continúan en su perversa labor de serruchar el piso, de ofrecer declaraciones donde se presentan como “mansas palomas”, de “ocultar la mano que lanzó la piedra”, de disfrazar sus intenciones, con el único propósito de seguir medrando a la sombra del erario nacional.

Con esta clase de individuos de la peor calaña no se puede transigir, ni siquiera “brindarles una nueva oportunidad””porque han demostrado a lo largo de esta campaña electoral que están hechos de la inmundicia, de la carroña y la materia más pestilente.

No se trata de “venganzas o revanchismos tardíos”, simplemente se trata de realidades, de pisar tierra firme y evitar con la debida antelación los errores que a la larga puedan dificultar el camino correcto de las nuevas autoridades.

El presidente Funes debe estar atento, cuidarse de toda clase de halagos, individuales y familiares, sobre todo de estos testaferros y “analistas de izquierda”; esta es la hora también de que ciertos “grupos””cobren el apoyo que supuestamente le dan o le han brindado al nuevo mandatario por tomar posesión en junio próximo, haciéndose aparecer como fuertes en su ánimo, para poderle vender espejitos y simples apariencias e ilusiones tardías; ahora sí, “el joven político es bueno, inteligente, concertador, visionario”… tantos y más calificativos que antes no existían en su vocabulario y que en el presente aparecen como por arte de magia.

No puede interpretarse de otro modo el hecho de que el antes tan callado, discreto e incoloro administrador de la Casa Salarrué, Rafael Menjívar Ochoa, pues, ahora haya montado un marco tan ostentoso para expresar sus ideas e inquietudes en un discurso escrito, que si bien fue bor

You must be logged in to post a comment Login