Netanyahu pide a Peres dos semanas más para conformar gobierno

Por José Parra.

Jerusalén.- El primer ministro designado de Israel, Benjamín Netanyahu, pidió al presidente Shimón Peres una prórroga de dos semanas para completar la formación de un “amplio gobierno de unidad”.

Aunque podía presentar una coalición de mayoría estrecha (61 o 65 diputados con la derecha y ultraortodoxos), el líder del Likud se centrará en conseguir la participación del partido laborista.

“Yo podía presentarle este domingo un buen gobierno pero he preferido pedir la prórroga para intentar, como prometí, formar un gobierno de unidad y que sea amplio”, le dijo Netanyahu a Peres en una reunión celebrada en la sede presidencial de Jerusalén.

De acuerdo a Netanyahu, “los enormes desafíos y peligros que afronta Israel obligan al máximo esfuerzo de todos para que se forme este gobierno de unidad”.

Aunque en su rostro se podía apreciar cierta frustración y preocupación ya que exactamente un mes después, Netantahy no tiene más remedio que volver a Peres sin un gobierno en el bolsillo.

Netanyahu y el actual ministro de Defensa y líder laborista, Ehud Barak- al que les une un pasado común y una admiración mutua- tienen un acuerdo para que éste último siga en el cargo de Defensa y su partido reciba cuatro ministerios más en el próximo gobierno.

Pero Netanyahu y Barak saben que la mitad de los 13 diputados laboristas se oponen radicalmente a formar parte de un gobierno de derecha.

En cualquier caso, Netanyahu ha dado este viernes el paso formal que la ley le obliga para seguir formando el gobierno. Pero el gran día será el martes, cuando todo el país estará pendiente del Consejo Central del Partido Laborista que deberá decidir si entra o no en el gobierno.

“Pase lo que pase, nuestro partido se quedará profundamente dividido. Aunque decidamos entrar en el gobierno, no todos votaremos en el Parlamento a favor de cada decisión suya”, advirtió el diputado laborista Ofir Pines.

Al margen de apoyar públicamente un gobierno de unidad, el presidente Peres actúa de forma secreta e intensa para conseguirlo. Por eso, en los últimos días ha presionado a dirigentes laboristas para que acepten la oferta de Netanyahu sobre Barak.

Además, está en permanente contacto con la centrista Tzipi Livni, quien con 28 escaños lidera la lista más votada en los comicios del pasado 10 de febrero. Netanyahu ha ofrecido a Livni no sólo continuar en el cargo de Exteriores, sino “independencia” para liderar las negociaciones de paz con los palestinos.

“Cualquier avance o incluso acuerdo al que llegue será tumbado por el gobierno de derecha”, le dijo Livni a Netanyahu.

En el Likud, sin embargo, acusan a la líder centrista de “anteponer intereses personales y políticos al bien del país”.

“Si le ofreciéramos rotación en el gobierno, te aseguro que Livni ya no hablaría tanto del proceso de paz con los palestinos”, denunció sarcásticamente a Notimex un dirigente del Likud.

Netanyahu desea por todos los medios un gobierno con la participación de los laboristas y/o el centrista Kadima de Livni para no repetir el error del 1996 cuando era primer ministro y dependía de una coalición de escasa mayoría.

En estos momentos, Netanyahu tiene firmado ya un acuerdo con el ultranacionalista Avigdor Lieberman. En una decisión muy criticada en el seno del Likud, Netanyahu le dará al dirigente de origen ruso varios e importantes ministerios.

En el entorno de Silván Shalom, dirigente del Likud, quien esperaba ser nombrado responsable de Exteriores, hay muchas criticas a Netanyahu.

Consideran que “permitir que Lieberman, con todo su pasado de explosivas declaraciones y amenazas con atacar a Egipto o Siria, sea ministro de Exteriores como ha pactado con Netanyahu es muy peligroso y nefasto para la imagen de Israel en el mundo”.

La prórroga de dos semanas a Netanyahu es también una nueva oportunidad para el aún primer ministro israelí, Ehud Olmert, en su intento de conseguir la liberación del

You must be logged in to post a comment Login