Conflicto lingüístico en España

Bilbao.- El tema lingüístico polariza cada vez más a la sociedad española, sobre todo en las comunidades autonómicas de Cataluña y el País Vasco, en donde la mayoría apuesta por la enseñanza del castellano y rechaza el catalán y el euskera.

La imposición en programas educativos del catalán y el euskera ha generado una fuerte reacción por parte de colectivos y organizaciones que pugnan por la libre elección de la lengua en esas comunidades autonómicas.

El principal pronunciamiento en este sentido, tuvo lugar el año pasado, a través del “Manifiesto por una lengua común” suscrito por diversos académicos e intelectuales, entre los que se encuentran Fernando Savater y Mario Vargas Llosa.

En el manifiesto, presentado en el Ateneo de Madrid, los firmantes solicitaron al Parlamento español la modificación constitucional de algunos estatutos autonómicos en lo referente al uso de la lengua.

Exigían también a las autoridades españolas, garantizar el derecho a que todos los ciudadanos españoles puedan ser educados en castellano, y que las lenguas cooficiales autonómicas, figuren como oferta en los planes de estudio, pero nunca como lenguas exclusivas.

En ese sentido la parlamentaria vasca Rosa Díez, del Partido Unión Progreso y Democracia, presentó en el Congreso una iniciativa contra la discriminación linguística en España y a favor de la libertad de elección de la lengua en comunidades autónomas.

En medio de insultos por parte de los legisladores nacionalistas, Díez señaló que la llamada normalización lingüística, a través de la cual algunas comunidades autonómicas buscan imponer los idiomas cooficiales, es discriminatoria contra la mayoría de los españoles.

La parlamentaria citó en su exposición de motivos algunos casos en la sanidad pública en el País Vasco, donde la experiencia laboral en una oferta de empleo en el 2008 para un puesto de médico, valoraba más los conocimientos de euskera que la posesión de un doctorado o máster. Sin embargo, tanto el gobierno vasco como el catalán, defienden el llamado plan de normalización lingüística.

Por su parte el Presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, alertó en forma reciente sobre una sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, que buscaría anular de forma total o parcial el modelo lingüístico catalán.

La ley de política lingüística aprobada en 1998 en la comunidad autónoma de Cataluña dispone que las empresas y las entidades públicas y privadas que ofrecen servicios públicos, deben utilizar el catalán al menos en los títulos.

El gobierno vasco, apuesta también por una reforma en el modelo lingüístico que a diferencia de modelos anteriores que consideraban al castellano como lengua obligatoria y al euskera como opcional, o que apostaban por el bilingüismo, considere al euskera como la lengua oficial y obligatoria.

El portavoz del Ministerio de Educación del gobierno vasco, Jon Asla, señaló en entrevista para Notimex que los modelos lingüísticos anteriores de Euskadi no garantizan una plena normalización del euskera. Asla señaló que en materia de lenguaje, cualquier país tiene la obligación de fortalecer en primer lugar la lengua oficial, lo que en su opinión, no se contrapone a que los alumnos aprendan el castellano y el inglés.

Afirmó que la batalla emprendida por algunos partidos políticos, entre ellos el Partido Popular, que pugnan por la libre elección de los padres para matricular a sus hijos en la lengua que ellos quieren, obedece más a razones ideológicas.

Ana Martínez, oriunda del País Vasco, de 22 años de edad, comentó para Notimex que ni sus padres, ni sus abuelos, pudieron aprender el euskera en la escuela debido a la dictadura franquista, cuyo régimen permitió solo la enseñanza del castellano. “Como vasca siento al euskera parte de mi, aunque no lo domine por completo. El problema viene cuando intentan imponértelo en la escuela y a la hora de encontrar un trabajo”, explicó.

Martínez indicó que es impo

You must be logged in to post a comment Login