Condenan falta de tratamiento efectivo para adictos en cárceles de NY

Nueva York.- La organización Human Right Watch denunció la privación a los reos de un tratamiento efectivo contra el uso de drogas en las prisiones de Nueva York, una práctica usual, que constituye un trato cruel, inhumano y degradante.

Human Right Watch en un informe titulado “Excluidos del tratamiento: Castigos contra los usuarios de drogas en las cárceles del estado de Nueva York”, criticó las acciones disciplinarias contra los reos en las cárceles en lugar de someterlos a un tratamiento.

La entidad rechazó la práctica de condenar a prisioneros a meses e incluso años de segregación disciplinaria por el uso de drogas en vez de un tratamiento que los libere de la adicción.

El informe determinó que entre 2005 y 2007 funcionarios de las cárceles condenaron a los reclusos a un total colectivo de dos mil 516 años de segregación disciplinaria por faltas vinculadas con drogas.

El documento, de 53 páginas, cuestiona que los prisioneros que buscan tratamiento por la adicción y son castigados enviándolos al “hueco”, enfrentan grandes demoras debido a que no se les permite ni recibir ni continuar con el tratamiento.

“Las condiciones en el hueco son extremadamente rigurosas: los reclusos son encerrados durante 23 horas al día y el contacto con el exterior a través de visitas, recepción de paquetes y llamadas telefónicas está estrictamente limitado”, señaló el informe.

Megan McLemore, investigadora de la división de Salud y Derechos Humanos de Human Rights Watch señaló que “los reos de Nueva York con problemas de consumo de sustancias, el 85 por ciento, según las estadísticas de los funcionarios penitenciarios, se encuentran en un callejón sin salida”.

La investigadora dijo que muchos no reciben el tratamiento a tiempo, lo que los expone a castigos represivos.

“He estado en el hueco desde 2004 por cometer una infracción (.) Voy a cumplir mi condena máxima aquí. Me iré a casa con el mismo hábito con el que entré”, dijo Lawrence Y., recluso en la correccional de Southport, incluida en el reporte.

En 2008, el estado de Nueva York destinó 20 millones de dólares para tratamiento por consumo de alcohol y drogas en las cárceles.

“Estos programas están siendo financiados por los contribuyentes de Nueva York, por lo que deberían ser efectivos y estar sujetos a controles rigurosos”, afirmó McLemore en un comunicado.

El informe también evidencia que el estado no ha implementado programas efectivos de prevención del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y la hepatitis C.

Las cárceles de California, Nuevo México, Puerto Rico y muchos otros lugares distribuyen actualmente preservativos o proporcionan metadona o buprenorfina sin comprometer la seguridad”, puntualizó McLemore.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login