“Tokyo Sonata” se estrena en EEUU tocando los nervios de los desempleados

LOS ANGELES (AFP) – “Tokyo Sonata” es la última cinta del japonés Kiyoshi Kurosawa que llega a Estados Unidos tras recibir varios premios internacionales en 2008, cuando el cineasta ni sospechaba que su historia de desempleo y opresión social se convertiría en un tema dramáticamente universal.

“El tema que más me preocupa ahora es qué es realmente la generación del siglo XXI. ¿Por qué es tan confusa y confundida? ¿Por qué es tan diferente de la gran visión de futuro que teníamos en el siglo anterior? ¿Quién es responsable de la manera en que resultó (todo esto)? Es difícil encontrar la respuesta”, dijo en mesa redonda en Los Angeles este cineasta de 53 años.

La historia de Kurosawa se ambienta en el Tokio de hoy y se cuenta a partir de “una familia japonesa común” de cuatro integrantes, donde el padre de familia, un empleado devoto de su trabajo, pierde su puesto y es incapaz de contarlo a su esposa, una amable ama de casa, a un hijo casi en la adultez ni tampoco a otro en edad escolar.

Aunque “Tokyo Sonata” abre una ventana a la cultura nipona y muestra costumbres antagónicas para otras regiones, la universalidad de su tema es asombrosa, tanto que en un estreno en Los Angeles, una sala con más de 300 personas consultaba al cineasta si en Japón ya sospechaban hace dos años de la hecatombe del mundo financiero y sus secuelas sociales.

Kurosawa, que el domingo ganó el premio mayor del cine asiático en Hong Kong, aclaró que más allá del tema del desempleo con el que se identifica la audiencia actual, fue un pretexto para indagar en ese punto “donde las mentiras, sospechas y un quiebre completo de las comunicaciones se establecen entre la familia”.

“Sin duda que esto es moderno y es también Japón”, apuntó el cineasta.

La cinta llega el viernes a selectas salas norteamericanas y sigue su proyección internacional a paso de festivales y premios, con el ritmo lento de las cintas que no se hacen en Hollywood.

Sin embargo, “Tokyo Sonata” está aprovechando este año un interés particular en el extranjero del cine nipón, que además de esta cinta ha sido premiado por “Still Walking”, otro drama familiar, y el largometraje “Departures”, ganadora en febrero del Oscar a Mejor Película Extranjera.

Esta película arrastra al espectador al mundo poco conocido de los ritos funerarios a través del itinerario de Daigo, un ex violoncelista empleado en una funeraria, y además de haber sido un éxito de taquilla en Japón será estrenada en más de 30 países.

You must be logged in to post a comment Login