Ataque en Sudán es advertencia a Hamás e Irán: expertos

Jerusalén.- El ataque en Sudán para destruir camiones con armas iraníes en ruta a la Franja de Gaza en enero es una señal de Israel a Hamás de que ha descubierto sus líneas de suministro y a Irán de que la distancia no importa, consideran expertos.

Expertos militares señalaron que el bombardeo ocurrido en enero pasado a miles de kilómetros de la frontera israelí debe ser visto como señal de advertencia.

El ataque fue confirmado a medias por el primer ministro israelí Ehud Olmert, quien dijo la víspera que Israel “golpea al terrorismo donde puede, sea cerca o lejos”,

Aunque Israel no ha reconocido expresamente que haya tomado parte en el ataque, fuentes de la inteligencia estadounidense confirmaron este viernes al New York Times que aviones israelíes estuvieron involucrados.

Indicaron que si bien no saben qué armas llevaban los camiones destruidos su procedencia era definitivamente Irán.

La cadena estadounidense CBS señaló este miércoles que 17 camiones de carga fueron destruidos en una zona fronteriza con Egipto tras partir de Port Sudán con armamento, cuyo destinatario era el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).

El ataque, donde murieron medio centenar de personas de distintas nacionalidades, tuvo lugar en enero mientras Israel y Hamás combatían en la franja de Gaza durante la operación Plomo Fundido.

“Si los informes son ciertos, el golpe servirá como disuasión a los iraníes y a Hamás”, considera Efraim Kam, subdirector del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv.

De acuerdo al experto, que habló con el diario Jerusalem Post, se trata de un ataque “cómodo” para Israel, porque al haberse llevado a cabo en suelo sudanés, “ni Teherán ni Hamás pueden responder”, en tanto que “Sudán no tiene la capacidad militar” para hacerlo.

Los servicios de inteligencia en Israel creen desde hace tiempo que Sudán es la plataforma desde la que Irán envía armas a Gaza, entre ellas los cohetes de medio alcance con los que Hamás bombardeó el territorio israelí en los últimos seis meses.

Más de un centenar de estos cohetes, denominados GRAD, fueron disparados contra Israel durante la operación Plomo Fundido entre el 27 de diciembre y el 19 de enero.

Las armas son enviadas a Sudán porque a través del desierto cruzan a Egipto, y de este país a Gaza por la península del Sinaí y los túneles de Rafah.

Israel pidió hace dos meses a la comunidad internacional que la ayude a interceptar ese tráfico de armas, y así se comprometieron a hacerlo Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia el mismo día que se declaró el alto el fuego.

El gobierno sudanés informó este jueves que 800 personas de varias nacionalidades murieron en la misma zona del ataque israelí en bombardeos estadounidenses desde enero.

De acuerdo al ministro de Transportes, Mabruk Mubarak Salim, fueron lanzados contra traficantes de armas.

Gad Shimron, experto israelí en temas militares y quien estuvo en Sudán en los años 1980 durante una operación del servicio secreto israelí para trasladar a miles de judíos etíopes a Israel, afirma que “Sudán es un Estado hostil por Hamás”.

“La Fuerza Aérea israelí conoce bien esta zona (del este de Sudán). Voló sobre ella a baja altura durante la Operación Moisés”, señaló sobre el audaz rescate de judíos de la vecina Etiopía, que se hizo a través de Sudán.

Para Shimron, lo normal es que Israel, u otros aliados, hayan seguido el cargamento de armas desde el mismo momento que se embarcó en Irán y cree que Sudán no dio a conocer el bombardeo porque es “bochornoso” para cualquier país ser atacado, y “transmite debilidad”.

En lo que los expertos no se ponen de acuerdo es si el ataque servirá para impedir el contrabando de armas a Gaza desde Irán, si este país seguirá intentándolo por otras vías o si ve en el ataque algún tipo de “mensaje de advertencia israelí”.

“En este tipo de operaciones todo el mundo sabe de quién es la huella, pero nadie se apresura a decir que es suya por la

You must be logged in to post a comment Login