En ‘Rekindio’, réquiem expiatorio, el colono pide perdón a la india

TOULOUSE, Francia – El colono europeo pide perdón a la india mexicana: “Rekindio” (contracción de réquiem indio, ndlr), creación del músico franco-español Bernardo Sandoval, mezcla el zapoteca y las sonoridades flamencas, sostenidos por las armonías de una orquesta sinfónica.

En la iglesia Saint Pierre des Cuisines de Toulouse (suroeste de Francia) resuena una voz singular. Lorena Vera, india de Oaxaca (sur de México), ataviada con un vestido adornado con representaciones de divinidades prehispánicas, grita el dolor de los pueblos sometidos por los conquistadores. “¿Cuántas madres, niños, hombres has matado”

Bernardo Sandoval, contraído sobre su guitarra, invoca con su voz típicamente flamenca al Cristo y a la Virgen Santa, mientras la joven india se ondula como poseída por el diablo mientras clama los nombres de divinidades zapotecas, aztecas o mayas.

“Rekindio”, presentado de jueves a sábado en Toulouse, ilustra el choque de dos mundos.

El pintor mexicano César Núñez ha realizado una “puesta en telas” de la obra. Una decena de cuadros coloristas que representan estatuillas precolombinas se proyectan durante el concierto, detrás de la orquesta sinfónica y el coro del conservatorio de Toulouse.

“Es el ambiente de un réquiem, un homenaje, una misa profana. Es la historia de la conquista, del indio que ve llegar al español, hasta las masacres”, explica el tolosano Sandoval, que se ha ganado fama como compositor, cantor de flamenco y explorador musical.

“Yo no he matado a ningún indio”, bromea. “Aunque no sea responsable, tengo que pedir perdón por las matanzas, las guerras, pero también existen historias de amor, nacen niños, viva el mestizaje”, dice, afligido por la distancia que separa a los indios de los latinoamericanos de origen europeo.

Lorena Vera milita para que la creación artística de los indios esté más valorada y reconocida. Orgullosa de cantar en zapoteca, lengua de la región de Oaxaca, una de las más pobres de México, combate los tópicos.

“Es importante que se den cuenta de que la lengua indígena está viva. Los indígenas no están en los museos, están vivos, estamos hartos de la imagen del mexicano apoyado en el nopal, esa especie de cliché estúpido”, denuncia.

También “hay que valorar nuestra cultura y recrear nuestra música”, estima la cantante antes de subir al escenario.

“Es un contraste enorme. Yo vengo de la música popular. Tienes que regirte por la batuta del director de orquesta y al mismo tiempo dar espacio a la libertad del canto y a la improvisación”, explica.

“Ha sido una experiencia muy fuerte, todos estamos encantados, hasta los músicos franceses, que descubren algo nuevo, ya que ellos están más acostumbrados a tocar obras del repertorio clásico”, comenta.

Cinco años han transcurrido entre el esbozo de “Rekindio” y este estreno en Toulouse. Viajará luego a Oaxaca, a México con ocasión del bicentenario de la independencia, y quizás a la castellana León, la ciudad natal de Sandoval.

You must be logged in to post a comment Login