Comienza juicio a hijo de la célebre filántropa Astor por disputa familiar

NUEVA YORK, 30 Mar 2009 (AFP) – El hijo mayor de la legendaria filántropa y aristócrata de Nueva York Brooke Astor enfrenta un juicio desde este lunes, acusado de engañar a su madre moribunda para que le traspase millones de dólares al conducirla a modificar su testamento pese a que sufría el mal de Alzheimer.

Ex infante de Marina y ex embajador estadounidense, Anthony Marshall, de 84 años, enfrenta cargos por fraude y robo, junto a su ex abogado, Francis Morrissey, de 66 años.

La selección del jurado debía comenzar el lunes y se espera que el juicio sea largo, cautivando a un público molesto por el comportamiento de los ricos y poderosos en un momento de dura recesión.

Astor, que falleció en 2007 a los 105 años, era conocida por haber donado unos 200 millones de dólares a instituciones neoyorquinas, como la Public Library y el Museo Metropolitano.

Famosa por sus modales, su inteligencia y elegancia, durante décadas fue el equivalente estadounidense de la realeza.

Marshall y Morrissey están acusados de haber “explotado la capacidad mental disminuida de Brooke Astor (…) para enriquecerse injustamente”. Según la acusación, engañaron a Astor para que cambiara su testamento, de manera que dejara a Marshall sus bienes residuales absolutos, cambiando su plan -establecido mucho antes- de que sus bienes residuales fueran destinados a la caridad.

La acción judicial fue lanzada por Philip Marshall, nieto de la millonaria, que además acusa a su padre de negligencia en el cuidado de la anciana en la etapa terminal de su vida y manejo irregular de los bienes.

Ambos acusados afirman ser inocentes. Los abogados de Marshall argumentan que como hijo único de Astor, siempre fue tratado con generosidad y que durante años administró fielmente los negocios de su madre.

Marshall es hijo de un primer matrimonio de Brooke Astor, que se casó a los 17 años antes de divorciarse y contraer segundas nupcias con un corredor de bolsa, Charles Marshall, quien adoptó al chico que hoy lleva su apellido.

Pero Marshall falleció en 1952. Brooke conoció y se casó un año después con Vincent Astor gracias a los oficios de la ex esposa, que se acababa de divorciar del codiciado millonario no sin antes prometerle encontrar una sustituta.

Brooke Astor fue una figura adorada en Nueva York, incluso por los tabloides, que no se perdían ninguna aparición de la millonaria durante sus recorridas en limusina por los barrios pobres de la ciudad.

Marshall no tiene antecedentes criminales, pero Morrissey ya tuvo problemas con la ley y está acusado por los fiscales de haber estafado a otros clientes ancianos y ricos.

En una audiencia previa la semana pasada, la fiscal Elizabeth Loewy recordó que cuando Morrissey fue reincorporado como abogado en 1998 emitió una extraña disculpa, indicando que “había algo maligno en mi interior”.

“Qué frágiles son los seres humanos. Qué frágil que puede ser el hombre”, dijo entonces. “Siempre debo observar estas cosas malas en mi interior”.

You must be logged in to post a comment Login