Viajes a Cuba promoverán apertura: Legisladores

El proyecto bipartidista de ley para flexibilizar los viajes de estadounidenses a Cuba es clave para impulsar la democracia, los derechos humanos y el comercio con la nación caribeña, afirmaron legisladores.

Los estadounidenses pueden viajar a países comunistas como China y Vietnam porque “un mayor comercio y los viajes son la mejor manera de promover la democracia y abrir esos países”, dijo el senador demócrata Byron Dorgan.

“Pero nuestra política con Cuba castiga a los estadounidenses al prohibirles el derecho de viajar”, apuntó Dorgan en una rueda de prensa con colegas republicanos y demócratas.

Señaló que las casi cinco décadas de embargo estadounidense a Cuba “no han hecho nada para debilitar el gobierno de Castro. Ya es tiempo de cambiar este mal aconsejada política”.

El proyecto de ley de Libertad de Viajes a Cuba (S428) es impulsado por los demócratas Dorgan y Christopher Dodd y los republicanos Michael Enzi y Richard Lugar.

La medida es apoyada por distintas organizaciones como la Federación Agrícola Estadounidense, la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la organización de derechos humanos Human Rights Watch.

El senador Enzi dijo que por varias décadas “hemos tratado lo mismo y nuestra estrategia no ha funcionado. Es tiempo para una política diferente que vaya más allá del embargo y las restrictivas y confusas políticas de viajes”.

“Esta legislación definitivamente nos ayudará a alcanzar nuestra meta de compartir ideas democráticas con el pueblo cubano”, puntualizó.

Cuba es el único país del mundo que Estados Unidos prohibe el viaje, con limitadas excepciones. La propuesta de ley eliminará las restricciones y permitirá que los estadounidenses viajen libremente sin la interferencia del gobierno.

Disidentes prominentes como Oswaldo Paya y Oscar Espinosa Chepe han urgido la eliminación de esas restricciones.

Los legisladores, que consideraron la medida como un primer paso para el levantamiento del embargo, indicaron que cuentan con los votos suficientes en el Congreso para enviar el proyecto al presidente Barack Obama para su promulgación.

“Nuestra política con cuba debe cambiar. Es un asunto de derechos humanos y es un asunto económico. Es hora de actuar sobre esta legislación”, apuntó Dorgan.

El director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, elogió a los legisladores al indicar que la propuesta distingue entre castigar al pueblo cubano y al gobierno de Raúl Castro, que sucedió en el poder a su convaleciente hermano Fidel.

Reconoció que la relación de su organización con el gobierno cubano es “pobre”, pero manifestó que la aprobación del proyecto de ley ayudaría en la lucha por los derechos humanos y ayudaría a terminar con el aislamiento internacional de Estados Unidos por el embargo hacia Cuba.

Actualmente Estados Unidos vende 400 millones de dólares a Cuba de granos y otras materias primas al año.

Pero granjeros estadounidenses calculan que esa cifra puede aumentar a mil millones de dólares si se alivian las restricciones.

La Cámara de Comercio señaló que la meta final de los nuevos esfuerzos debe ser la terminación del embargo de Estados Unidos a Cuba.

La iniciativa -presentada en años anteriores— enfrenta la oposición de legisladores de origen cubano, como el senador demócrata Robert Menéndez y el republicano Mel Martínez.

En la Cámara de Representantes, se oponen a la medida los legisladores de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen y los hermanos Mario y Lincoln Díaz Balart.

El representante demócrata Bill Delahunt y su colega republicano Jeff Flake realizarán este jueves una rueda de prensa para urgir la aprobación de una medida similar en la cámara baja.

El presidente Obama puede permitir el viaje irrestricto de los cubanos-estadounidenses a la isla, pero para que los estadounidenses en general puedan hacerlo “el Congreso debe cambiar la ley”, anotó Delahunt.

“Esta legislación de ninguna manera premia al gobierno de Cuba”, dijo la directora de la organización Fre

You must be logged in to post a comment Login