Arrestos discriminatorios de la policía a inmigrantes

El programa de colaboración de la policía local con agentes federales de inmigración ha dado cabida a arrestos motivados por la apariencia del detenido, denunciaron este jueves testigos en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos.

“La policía debería mantenernos seguros, pero nos están arrestando en lugar de los verdaderos criminales”, dijo Julio César Mora ante el subcomité de Constitución y Derechos Civiles de la Cámara de Representantes.

Mora, ciudadano estadunidense de origen mexicano, denunció que en febrero pasado fue arrestado con su padre por parte de policías en Phoenix, Arizona, que los revisaron y esposaron “como si fuéramos criminales”.

Señaló que desconoce por qué fue arrestado por la policía de Phoenix, donde funciona el programa 287g que permite que la policía colabore con agentes de inmigración.

“Tal vez fue por la etiqueta de la radio Campesina que teníamos en el parachoques del carro o porque mi papá tenía puesto un sombrero tejano”, afirmó Mora, de 19 años.

La audiencia en el Congreso se realiza en momentos en que el Departamento de Justicia indaga al alguacil del condado de Maricopa, en Arizona, Joe Arpaio, que ordenó que unos 200 inmigrantes indocumentados recorrieran en cadenas las calles de Phoenix.

Antonio Ramírez, residente en el condado de Frederick, Maryland, donde también funciona el programa 287g, dijo que la policía local “nos arresta por cualquier razón, o por ninguna razón, y nos pide papeles”.

Ramírez citó casos de varios latinos detenidos injustamente por la policía y recordó que un oficial lo detuvo en una oportunidad porque creía que no llevaba el cinturón de seguridad.

Debido a esa situación “los latinos y los inmigrantes ya no reportan crímenes. Conozco una mujer víctima de violencia doméstica que no hizo una denuncia porque su esposo la amenazó con llamar a inmigración, hacerla deportar y quedarse con su hijo”.

Como contraparte a esos argumentos testificó Ray Tranchant, quien perdió a su hija en 2007 luego de que el inmigrante indocumentado Alfredo Ramos la arrollara con su vehículo que conducía en estado de ebriedad.

Ramos, quien ya tenía antecedentes por manejar borracho y tener una licencia falsa, “debería haber sido deportado mucho antes de que se pasara la luz roja”, pero no ocurrió por las políticas “santuario” que impidieron que la policía revisara su situación migratoria, dijo Tranchant.

“Una familia no debe llorar la muerte de un ser amado sólo por una regulación no relacionada o por hacer lo políticamente correcto de no ofender ni crear inconvenientes a unas pocas personas”, anotó.

Durante la audiencia, el representante republicano Steve King le preguntó a Ramírez qué le diría a Tranchant sobre la necesidad de que la policía colabore con inmigración para evitar esa muerte.

Ramírez dijo al borde de las lágrimas que el mismo dolor que siente Tranchant también lo siente él por los inmigrantes que son separados de sus familias, por el trato discriminatorio hacia latinos de parte de policías que los consideran a todos como criminales o borrachos.

El representante demócrata Luis Gutiérrez, manifestó que el caso de Alfredo Ramos no es un problema de inmigración sino de la aplicación adecuada de las leyes locales y estatales a cualquier persona con problemas de alcoholismo.

El jefe de la policía de Mesa, Arizona, George Gascón, dijo que la creciente presión a la policía local para que luche contra la inmigración ilegal “pone en peligro” las normas establecidas.

“Es casi imposible ganar la confianza requerida para hacer una realidad a la policía comunitaria en lugares donde la comunidad teme que la policía los deporte tanto a ellos, como a un amigo o a un familiar”, anotó.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login