Multitud despide emocionada a ex presidente Alfonsín en Argentina

BUENOS AIRES (AFP) – Miles de argentinos despedían los restos del ex presidente Raúl Alfonsín (1983/89), emblema de la transición democrática tras la última dictadura, y aguardaban los funerales este jueves en La Recoleta, el cementerio en el que también reposan los restos de Eva Perón.

Al menos 60.000 personas desfilaron desde la mañana del miércoles y durante toda la noche por la capilla ardiente dedicada en el Congreso Nacional a Alfonsín, fallecido el martes a los 82 años, a causa de un cáncer de pulmón con metástasis ósea.

Las exequias se realizan en ausencia de la presidenta Cristina Kichner, quien participa de la reunión del G20 en Londres.

“La figura (de Alfonsín) está indisolublemente ligada a la recuperación de la democracia, luego de la dictadura más trágica que tuvimos los argentinos”, dijo la mandataria peronista, quien impulsó el año pasado un homenaje en vida al ex mandatario en la Casa Rosada (sede de gobierno).

El extinto ex presidente asumió el gobierno en 1983 tras derrotar en las urnas al hasta entonces invencible peronismo, a la salida de una feroz dictadura (1976/83) que dejó 30.000 desaparecidos, según organismos humanitarios.

Alfonsín quedará en la historia porque en su gobierno se realizó el juicio a las juntas militares en 1985, conocido como el “Nuremberg argentino”, en el que los ex dictadores Jorge Videla y Emilio Massera fueron condenados a prisión perpetua.

Pero, fue también quien impulsó la sanción de leyes de amnistía, que exculparon a un millar de acusados de crímenes de lesa humanidad, presionado por intentonas golpistas y porque creía que era la forma de cerrar un capítulo sangriento del país.

La sanción de la ley de Divorcio y el Congreso Pedagógico que modernizó los planes educativos fueron otros hitos de la llamada “primavera alfonsinista”.

No obstante, su gobierno cayó en desgracia en medio de una crisis hiperinflacionaria y la presión de 13 paros convocados de la peronista Confederación General del Trabajo (CGT), que lo obligó a entregar el mando cinco meses antes de terminar su período presidencial.

La muerte de Alfonsín conmocionó todo el arco político de Argentina, donde se decretaron tres días de duelo nacional, medida que acompañaron los gobiernos de Perú, Paraguay y Brasil.

“Creo que más que una fenomenal figura política, institucional y democrática, el doctor Raúl Alfonsín fue una gran persona”, dijo el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, el único mandatario en ejercicio que estuvo en el velorio.

“Reconocemos en el doctor Raúl Alfonsín una figura de altísimo valor, no sólo para la Argentina sino también para América latina y el mundo”, agregó en línea con líderes políticos, ex jefes de Estado y presidentes latinoamericanos.

También lamentaron su fallecimiento, los gobiernos de Estados Unidos, Francia y España, además de la Organización de Estados Americanos y el Mercosur.

Los ex mandatarios argentinos Carlos Menem, Eduardo Duhalde, Fernando de la Rúa y Néstor Kirchner despidieron a su antecesor.

Frente al féretro ubicado en un salón del Senado pasaron el miércoles los ex jefes de Estado Fernando Henrique Cardoso, de Brasil, y Julio María Sanguinetti, de Uruguay.

El ex presidente brasileño José Sarney (1985-1990), quien será uno de los oradores en el acto de cierre del sepelio, afirmó que Alfonsín “tenía un coraje enorme, era un hombre con un gran sentimiento de la democracia”.

En su apogeo, Alfonsín y Sarney sembraron la semilla del Mercosur con un acuerdo de complementación de las industrias automotrices.

Durante la presidencia de Alfonsín, Argentina aprobó en un plebiscito el acuerdo de paz con Chile que puso fin al conflicto fronterizo en el austral canal de Beagle.

El féretro de Alfonsín será colocado en un Panteón de la socialdemócrata Unión Cívica Radical (UCR), el partido en el que militó toda su vida y al que seguía monitoreando pese a estar apartado de la vida políti

You must be logged in to post a comment Login