"Nuevo orden mundial" de cooperación

Por Marcela Gutiérrez.

Londres.- El primer ministro británico celebró este jueves el consenso alcanzado por los líderes del Grupo de los Veinte (G-20) para hacer frente a la actual crisis financiera mundial, y proclamó el surgimiento de un “nuevo orden mundial” de cooperación.

Un total de 1.1 billones de dólares se destinarán a combatir la crisis, incluyendo 750 mil millones para el Fondo Monetario Internacional (FMI), 250 mil millones para impulsar el comercio y 100 mil millones para bancos multilaterales de desarrollo.

Al anunciar el acuerdo, el primer ministro Brown enfatizó las medidas de regulación convenidas por los líderes. “Vamos a limpiar los bancos para que empiecen a prestar más dinero, y purgar los activos tóxicos”, dijo.

Los líderes acordaron también tomar acciones en contra de los “paraísos fiscales” y legislar en contra de éstos. Se revisarán igualmente los salarios de los banqueros y los bonos estarán sujetos a controles más estrictos.

De acuerdo con Brown, habrá una regulación de las instituciones crediticias para que sean utilizadas responsablemente, y se creará una lista que denunciará a las empresas que no cumplan con el libre mercado.

Flanqueado por las banderas de los países que conforman el G-20, Brown explicó que el FMI tendrá un mecanismo de alerta oportuna para detectar crisis. Reconoció que “no podemos solucionar la crisis de la noche a la mañana, pero podemos sentar las bases para la recuperación”.

“Hay un nuevo orden mundial, con más cooperación. Podemos gestionar el proceso de la globalización para crear una sociedad mundial más abierta y más justa”, afirmó el anfitrión de la cumbre.

Además, se refirió a la necesidad de concluir la Ronda de Doha de negociaciones para la liberalización del comercio mundial.

“No hubo nada que nos dividiera. Hubo consenso. Hubo un esfuerzo importante para el crecimiento”, concluyó el primer ministro.

Sin embargo, no hubo acuerdo entre los líderes sobre una nueva ronda de estímulos fiscales, lo que frustró las expectativas de Estados Unidos, Reino Unido y Japón, después de que Alemania y Francia presionaran por un énfasis en regulaciones más estrictas para evitar crisis futuras.


Se dibuja un nuevo mundo: Le Monde

París.- La cumbre del Grupo de los 20 (G-20) en Londres consiguió abrir la puerta a un nuevo mundo, menos anglosajón y liberal, en el que parece dibujarse un nuevo equilibrio tanto político y económico, afirmó el diario Le Monde.

El rotativo francés de mayor circulación comentó este jueves en su editorial “G-20 fundateur” (G-20 fundador) el que consideró uno de los principales resultados del encuentro de líderes de ese bloque celebrado en la capital británica.

A nivel político, los encuentros entre el presidente Barack Obama y sus homólogos ruso y chino recuerdan que Estados Unidos -la primera potencia militar del planeta-, sigue siendo el centro de gravedad político, refirió.

Pero, de Irán a Afganistán pasando por Corea del Norte, “todo indica que Washington, incluso en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es incapaz de solucionar solo los conflictos que sacuden al planeta. Obama lo sabe”, señaló.

Lo mismo sucede a nivel económico y monetario. El capitalismo sigue siendo un horizonte insuperable, pero la economía liberal ya no significa más que todo es negociado. Este mercado tiene necesidad de controlarse”, continuó Le Monde.

Subrayó que “el capitalismo tiene necesidad de Estados fuertes, capaces -financiera y jurídicamente- de imponer sus normas. Y, como el pasado probó que el ´cada uno por sí´ no era la solución, estas normas deben ser comunitarias”.

Dentro de estos cambios, prosiguió, ha surgido también el debate sobre “el final del rey dólar”, ya que la divisa estadounidense continúa como referencia, pero se impugna “su supremacía, en particular -y no por casualidad- por China y Rusia”.

“Al abrir estos expedientes, el G-20 consiguió una paradoja: co

You must be logged in to post a comment Login