Reitera EU apoyo a solución de "dos Estados" para Israel y Palestina

Estados Unidos reiteró su apoyo a la solución de dos Estados en el conflicto entre Israel y Palestina, tras las declaraciones del nuevo ministro israelí de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, contrarias al proceso a ese objetivo.

Estados Unidos trabajará “cercanamente” con el nuevo primer ministro israelí Benjamin Netanyahu para “la causa de la paz y estabilidad en Medio Oriente”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Gordon Duguid.

Señaló que el gobierno del presidente Barack Obama buscará que ambas partes avancen “en la dirección de una solución de dos Estados” para la creación de un Estado palestino que viva en paz y seguridad con su vecino Israel.

Elogió, además, la formación del nuevo gobierno de Israel, país que calificó como “un amigo cercano y aliado”, con cuya seguridad “nos mantenemos inalterablemente comprometidos”.

El vocero evitó comentar sobre las declaraciones del canciller Lieberman, quien dijo que Israel no está atado al acuerdo de Annapolis, Maryland, impulsado en 2007 por el entonces presidente George W. Bush para la creación de un Estado Palestino.

Indicó que Estados Unidos todavía no ha recibido formalmente las propuestas del nuevo gobierno israelí sobre una posición final con respecto al proceso de paz en Medio Oriente.

El enviado especial a la región, George Mitchel, “está en contacto con las partes en el terreno, buscando maneras que todas las partes avancen hacia la solución de dos Estados”, enfatizó.

Nuevo canciller de Israel se distancia del proceso de Annapolis

Jerusalén.- El nuevo canciller de Israel, Avigdor Lieberman, rechazó el proceso de Annapolis como mecanismo para resolver el conflicto de Medio Oriente, porque el único documento que compromete a Israel es el Mapa de Ruta.

“Sólo hay un documento con el que estamos comprometidos y ése no es (el que salió) de la conferencia de Annapolis, que no tiene validez”, dijo Liberman en su primera declaración pública como canciller, cargo en el que sustituyó a Tzipi Livni, jefa del Kadima.

Líder del partido de extrema derecha Israel Beteinu, que obtuvo quince escaños en las elecciones del 10 de febrero y es por tanto el principal partido en la coalición de gobierno, Lieberman aprovechó su discurso de asunción del mando para poner en claro la postura de su gobierno sobre el proceso de paz con los palestinos.

“El gobierno israelí nunca ratificó el texto de Annapolis, ni tampoco lo hizo la Knesset”, aseguró el ministro.

Desafío así las bases de negociación que fueron refrendadas por 40 países occidentales y árabes y, por supuesto, por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y el anterior gobierno israelí de Ehud Olmert.

En esas bases, que apadrinó personalmente el ex presidente George W. Bush a finales de 2007, se dice que la solución al conflicto de Medio Oriente debe ser la creación de un estado palestino al lado de Israel.

Una recomendación que ya estaba en el Mapa de Ruta de 2002, y que Lieberman considera el único documento que compromete a su país porque fue sometido a votación en el gobierno.

“Netanyahu nunca creyó en la solución de dos estados”, lamentó el presidente de la ANP, Mahmoud Abbas, quien exigió a la comunidad internacional tomar cartas en el asunto y “ejercer fuertes presiones a Israel” para que el primer ministro acepte la base de Annapolis.

Según Lieberman, esas bases formaron parte del plan de trabajo del anterior gobierno, pero al no haber sido aprobadas oficialmente por el gobierno y por el Parlamento israelí no le comprometen.

Una postura que parece respaldar el primer ministro, que hasta ahora no se manifestó sobre si, en su creencia, debe haber un estado palestino.

Netanyahu habló en recientes días, así como en el Parlamento la noche de ayer al jurar su cargo, de “negociar” con los palestinos en tres niveles -“económico, político y diplomático”-, pero las palabras “estado palestino” todavía no salieron de su boca.

La base de dos estados fue adoptada por la Administración de Ba

You must be logged in to post a comment Login